Umberto Eco: El Cementerio de Praga

 

El escritor italiano Umberto Eco, el pasado martes presentó en España, su nuevo libro, El cementerio de Praga, una novela precedida por la polémica y por el odio a los judíos que profesa su cínico protagonista. Un personaje antipático, como para Eco, lo es Berlusconi, “un muerto viviente, un zombi muy peligroso”. Eco, narrador, ensayista y uno de los intelectuales más respetados de la escena internacional, siempre ha sido un gran crítico del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Durante las presentación de El cementerio de Praga y cuando se cumplen 30 años de la aparición de El nombre de la rosa, su primera obra de ficción, el autor italiano no escatimó en críticas a Berlusconi y a la actual política de recortes para el mundo de la cultura, situación que ha calificado de “grave”. También alertó sobre la proliferación del populismo y la pérdida de fuerza del Parlamento.

Con esta nueva novela, Umberto Eco, asegura que ha construido el personaje “más antipático de la historia” y de la mano de los documentos de los Sabios Ancianos de Sión, reconstruye la historia del antisemitismo en el siglo XVIII. Eco ha reconocido sentir “fascinación” por los documentos de los Ancianos de Sión y asegura que rastreó, la historia para encontrar pistas de cómo se habían construido dichos documentos.

Según declaraciones del autor: “Los sabios ancianos de Sión se supone que redactaron un panfleto antijudío, que se publicó en Rusia, y que sirvió de excusa a los alemanes. Pero por el libro también pasa el caso Dreifus, Freud, como suministrador de cocaína, y un montón de servicios secretos. Una novela que para el L’Osservatore Romano y para el Vaticano es toda “una sinfonía maligna”.

Eco, explica que todos los personajes de El cementerio de Praga existieron realmente, incluso el abuelo del protagonista, autor de una misteriosa carta al abad Barruel que desencadenó el antisemitismo moderno. Además, la novela lleva incorporada distintas ilustraciones, como por ejemplo, los folletines de aquel tiempo, unas auténticas y otras falsas.

Umberto Eco, concluye diciendo que su nuevo libro, a pesar de hablar de falsificaciones de hace muchos siglos, tiene una vigencia y un parecido increíble a las actuales filtraciones de WikiLeaks. Todo es transparente y el poder necesita de un cierto secreto.


Escribe un comentario