Tristan Bernard y su desconocida obra nueva

Tristan-Bernard

Los escritores siempre (o casi siempre) reconocen lo que han escrito pero en algunos casos, y con involuntaria ayuda externa pueden observar sus propias obras como si jamás las hubieran visto… o al menos fingirlo para vacilar a alguien.

Eso fue lo que hizo Tristan Bernard.

Resulta que el dramaturgo acudió a un pequeño pueblo para ver la representación de una de sus nuevas obras y ciertamente lo que vio sobre el escenario no se correspondía para nada con lo que él había escrito en la versión original del título.

Tanto le llamó la atención que hizo lo que pudo por ver al actor principal que parecía ser el responsable de la mayor parte de los cambios y cuando se encontró con él, ruborizado, el propio artista se disculpó diciendo:

-Ha de perdonar si cambié algunas cosas. Es que no he tenido tiempo de aprenderme el papel.

Bernard, en tono socarrón, lejos de mostrarse ofendido se hizo pasar por maravillado y contestó:

-¿Perdonar? ¡Si me ha encantado Le ruego me dé por escrito todo lo que ha cambiado. Es que me piden una comedia en París. No tengo ninguna y les daría esta. Es imposible reconocerla.

Más información – Anécdotas literarias, entre la ficción y la historia


Escribe un comentario