Se tienden puentes entre el portugués y el español

La Universidad de Sao Paulo abrirá un espacio para el estudio del idioma español en Brasil. Esto se llevara a cabo mediante la que será la primera cátedra de español en Brasil. La cual estará auspiciada por la Universidad española de Salamanca y contará con el apoyo del gobierno autonómico de Castilla y León.

Creo que es conveniente ubicar a los lectores para que puedan comprender esta noticia. Aunque parezca obvio hay que recordar que:
Brasil es un país sudamericano en el que a diferencia del resto del continente se habla (y se escribe en portugués). El portugués y el español tiene un mismo origen (remoto) en el latín. Por lo que son dos idiomas con muchos puntos de contacto. Sin embrago, en el terreno de la literatura (y de la poseía) debido a la precisión y sutilezas propias de estas artes se dificulta mucho para un hablante de español (sea este latinoamericano o español) comprender cabalmente un poema (por ejemplo) escrito en portugués. Lo mismo les sucede a los lectores brasileños con el español. Y si a esto se le suma la proximidad (o continuidad) de territorio brasileño con el resto de los países de Sudamérica, el resultado es una sensación que se puedo enunciar así: “los hablantes de español y los de portugués estamos siempre a punto de entendernos, pero por un poquito nunca lo logramos”.

Los recientes acuerdos entre la Universidad de Salamanca, con representantes de la Universidad de Sao Paulo permitirán a pueblos primos (ya que no hermanos) tender puentes que unan sus respectivos idiomas (y mundos, ya que los idiomas encierran una manera de pensar y una sensibilidad) a través de estudios formales y académicos.

Desde siempre Brasil ha sido un continente aparte dentro de América del Sur, con una música, una literatura y una cosmovisión emparentada, pero distinta a la del resto de Sudamérica. Esperemos que este primer puente que se tiende hacia España, también resulte fructífero para los vecinos latinoamericanos.

Pues entonces, bienvenido sean, en tiempos de tantas divisiones, estos puentes de acercamiento.


Escribe un comentario