¿Se puede medir la emoción que provoca un libro?

Equipo Tekstum

Equipo Tekstum

Seguro que has leído el título y te has reído o te has echado las manos a la cabeza. ¿Se puede medir la emoción que provoca un libro? ¡Venga ya! ¡Pues sí, queridos lectores!

Después de saber que hasta la felicidad se podía calcular matemáticamente, descubrimos que las emociones también… Al menos la emoción que provoca a un lector un libro determinado. ¿Y cómo? Pues a continuación te explicamos, lo que es de actual noticia hoy.

Ha nacido Tekstum

Tekstum es un algoritmo que aúna Big Data, procesamiento de lenguaje natural mediante inteligencia artificial y cultura.

Según explica Marc Santandreu, cofundador de Tekstum, la idea es fijarse en las críticas que los lectores dejan en foros y clubs de lectura acerca de los libros. Según él, “se basa en analizar los sentimientos de las palabras y el contexto en el que se encuentran ya sea en críticas, en comentarios, en blogs, etc, y automatizamos el análisis de forma que se vaya creando una base de datos de palabras a las que asignamos sentimientos”. “Lo que hacemos es extraer la información que se crea en las redes sociales o en plataformas sociales de libros como GoodReads o Amazon de una manera automatizada mediante un algoritmo que está basado en tecnología Big Data e inteligencia artificial, en su rama de procesamiento de lenguaje natural, todo para descubrir cuáles son las emociones y los sentimientos que transmite un libro a los lectores y para convertir esta información en datos útiles para la industria editorial”.

Aseguran que esta información además de ser buena para lectores que piensan en comprar un libro determinado o no también es útil para las editoriales y su futuro.

Hace un año que entraron a formar parte de la incubadora especializada en Big Data Incubio y aunque su objetivo no es monetizar la plataforma ya han salido en su versión beta. “Estamos juntando tres conceptos: tecnología Big Data, inteligencia artificial y cultura y, en medio de esta intersección está Tekstum”, resume.

Pues nada, si esto nos ayuda a saber si un libro merece la pena o no realmente pues bienvenido sea… Pero yo me pregunto: ¿En dónde se encasillan aquí la diferencia personal e individual de los gustos de cada uno? ¿La emoción realmente es algo tangible?

¿Qué pensáis acerca de esto?


Escribe un comentario