The Sculptor de Scott McCloud

The Sculptor de Scott McCloud.

The Sculptor de Scott McCloud.

Scott McCloud es sobre todo conocido por sus comics teóricos, con los que ha tenido bastante éxito. Libros como Entender el cómic: el arte invisible, Cómo se hace un cómic: el arte invisible, o La Revolución de los cómics examinan de manera pormenorizada los elementos que conforman el arte secuencial para que cualquiera pueda entender sus mecanismos. Pero con The Sculptor, McCloud nos cuenta una historia sobre el amor, la mortalidad y el arte, planteando la duda acerca de lo que llegaríamos a dar a cambio de lograr nuestros mayores deseos, muy al estilo del Fausto de Goethe. En este caso, el protagonista es un escultor llamado David Smith, nombre tan común que nos podemos sentir identificados plenamente con él. Smith disfrutó hace unos años de cierto éxito, pero en la actualidad se encuentra en medio de un bloqueo que le impide crear, y por ende, seguir haciéndose popular. Su único amigo es Ollie, el gerente de una galería al que conoce desde la infancia. Ollie es la única persona que todavía cree en el talento de David.

En el momento de mayor crispación, la Muerte en forma de un familiar se acerca a David una noche para ofrecerle un trato, muy al estilo de Mefistófeles. La muerte le puede dar el poder a David de revivir (metafóricamente) sus esculturas más fácil y rápidamente que nunca. A cambio, éste sólo obtendrá 200 días de vida más. La tentación es mayor que la voluntad de David, ya que le dota de una capacidad de manipular metal, vidrio, piedra con el simple toque de sus manos. Él usa este poder no para combatir el crimen, sino para salvar su vida artística. Se trata de usar los 200 días que le quedan en alcanzar la inmortalidad artística, pues considera que, incluso con ese don, el éxito no será fácil de conseguir. Y justo cuando David piensa que ha tocado fondo, es cuando la vida lo sorprende. The Sculptor está editado por First Second y se puede encontrar en su web o en puntos habituales como Amazon y tiendas físicas.


Escribe un comentario