Salinger no se escondía entre el centeno

Cartas de amor

“Tramposa, eres bonita”, escribió Salinger a la entonces joven Marjorie Sheard, después de que ella le mandara una foto.

Gracias a unas cartas ahora sabemos un poco más acerca del carácter de este enigmático escritor, J. D. Salinger. Marjorie Sheard de 95 años de edad mantenía en su juventud, entre 1941-1943, correspondencia con Salinger, escritor al que admiraba, y ella misma tenía aspiraciones literarias. La familia de Sheard decidió venderlas para costearle la residencia a la hoy en día anciana Marjorie Sheard.

En las cartas, Salinger, atento y desenfadado, alentaba a Sheard y la animaba a mandar sus obras a revistas. El Holden que todos conocemos de El guardián entre el centeno parece corresponderse con el carácter de Salinger parcialmente. Es más, en las epístolas que se han estado recopilando todos estos años no parece ser un excéntrico huraño. Salinger se sentía atraído por las filosofías orientales, viajó a lugares exóticos, hizo excursiones a las Cataratas del Niágara, se escribía con Hemingway, escribía cartas incendiarias, cenó en casa de Vivien Leigh y Laurence Oliver y estuvo enamorado de Oona O’Neill, esposa Charles Chaplin. Salinger no se escondía entre el centeno más bien reclamaba a gritos la atención de todo el mundo y se codeaba con los grandes escritores de su tiempo.

Más información – Entrevistas a J. D. Salinger

Foto – “Love letter circa 2003” por staralee (licencia CC-BY 2.0)

Fuente – El País


Categorías

Escritores

Silvia Serret

Licenciada en Filología Hispánica y apasionada por las letras. Mi deporte favorito: contar al mundo mis impresiones acerca de todo. Mi vicio:... Ver perfil ›

Escribe un comentario