Rumore Rumore: Capitán América, Batman y Lobezno

Después del pelotazo que nos encontramos el pasado lunes con el nuevo rostro que dará vida a Superman, aquí debajo os dejo con una pequeña ración de breves en cuanto a novedades o actualizaciones de proyectos comiqueros en la gran pantalla.

Comenzamos con una nueva imagen de Chris Evans como Capitán América. Como en el resto de las ocasiones, el magazine Empire es el que parece tener la bula en este tema, y se encarga de poner a toda portada al actor embutido en lo que va a ser un acierto de vestuario, a pesar de las primeras opiniones que se vertieron sobre el tema. Hay que reconocer que la pinta es inmejorable, y si tuviera que apostar mi soldada a esta adaptación o la de Thor, estoy convencido que lo haría por la de la leyenda viviente. El primer trailer no va a tardar en caer, y precisamente junto al visionado de este el próximo domingo, justo en el descanso de la Superbowl, se anuncia la salida de una precuela en formato de cómic digital, llamada Captain America: First Vengeance, cuyo primer número de once páginas está escrito por Fred Van Lente, dibujado por Luke Ross y Neil Edwards, se podrá leer gratis en la web de la película.

Nuevo fichaje para The Dark Knight Rises… o eso parece, porque las negociaciones entre la productora y el actor Joseph Gordon-Levitt parecen estar muy avanzadas. Recordaros que Gordon-Levitt ya trabajó para Chris Nolan en Origen, de la misma manera que lo hizo el que hará de Bane, Tom Hardy. Se desconoce el papel que le pueden estar ofreciendo, pero os rumores dicen que o bien haría de The Riddler, de Robin, o incluso se apunta hacía un nuevo Joker, debido a las similitudes físicas que tiene con el finado Heath Ledger.

Y para terminar, una excelente noticia. Cuenta Hugh Jackman a la gente de Hero Complex, que el nuevo y flamante director de la secuela de Lobezno, Darren Aronofsky, le ha puesto una dieta rica en 6000 calorías… que hablando en plata es una burrada. Tanto, que el bueno de Jackman comenta que en la olvidable película dirigida por Gavin Hood, pesaba unos 85 kilos, y que ahora ya va por los 95 y subiendo. Es decir, que el aspecto que finalmente lucirá en la adaptación de Honor (obra maestra de Claremont y Miller), será más parecida a lo que uno se imagina de Logan: un leño, a diferencia de la que lucía en la primera parte, que era puro músculo pero nada de grasa, lo cual eso sí, supuso a la película hacer una buena taquilla con el reclamo para las féminas.


Escribe un comentario