Remedios editoriales para la crisis

La crisis es el gran mal de nuestra sociedad desde hace aproximadamente dos años, y de las editoriales de manga de nuestro país hemos podido extraer varias formas de afrontar esta recesión, aparte de la gran bajada de novedades: Norma siempre había sido conservadora y casi no ha tenido que hacer cambios (al contrario, ahora está editando obras más potentes que antes), Glénat se ha visto obligada a cortar colecciones cuando no lo había hecho nunca, y Planeta, que sí lo había hecho en el pasado, ha vuelto a las andadas y se ha puesto a cortar por lo sano.

Vuelve, a precio reducido

Muchas de las obras que vendían menos (lo cual no tiene nada que ver con lo buenas que son o dejan de ser) parecían haber terminado abruptamente para siempre, pero algunos adioses no son definitivos. Por parte de Glénat hemos visto como, para evitar la bancarrota, algunas de sus colecciones descatalogadas (y ocupando almacén) se relanzaban a mitad de precio, como Otaku in Love, Eagle, Cat Shit One y muchas más, pero también ha decidido continuar algunas de sus canceladas, como Kurosagi, y encima a mitad de precio. Eso sí, ha rebajado considerablemente la calidad del papel de muchos de sus cómics, pero es mejor que nada.

Y Planeta acaba de dar la sorpresa anunciando en su previsión de manga para 2011… la continuación de muchos de sus cómics cancelados, un hecho sin precedentes, y los títulos afectados que se han hecho públicos por el momento (dicen que habrá más) son Love Com, Yu-gi-oh, Nora, Karin, Liar Game, D-Live y Bobobo (estas dos últimas eran casos de juzgado de guardia, con un solo tomo para terminar). ¿Será esto el principio del fin de la crisis?


Escribe un comentario