Recomendación: Slow Step, de Mitsuru Adachi

Si sois otakus de verdad y tenéis un mínimo interés por la historia del manga seguro que sabéis lo que es Touch, aquí conocida como Bateadores, y es posible incluso que la hayáis leído. Si no, ya os podéis apresurar y conseguirla, pues fue publicada (chapuceramente, eso sí) por la extinta Otakuland, porque es uno de los mejores mangas de la historia.

Sin embargo su magnífico y prolífico autor no ha recibido la atención de las editoriales españolas y en estos momentos como algo excepcional Panini está publicando Q&A, no excesivamente buena por otra parte. Pero no nos vayamos por las ramas, porque hoy recomendaremos una de sus obras menos conocidas, incluso para los fans del maestro: Slow Step.

Se trata de una obra que a falta de otra opción podéis conseguir en italiano (o en japonés si domináis el idioma hasta cierto punto) y se considera shôjo, es decir orientada a un público femenino, pero como sabrá  cualquiera que haya leído 2 o 3 obras de Adachi esto no dice mucho, ya que todas sus obras se mueven en la frontera del shônen y el shôjo, como ocurre con las de su colega y amiga Rumiko Takahashi.

En fin, Slow Step se editó en la revista de shôjo Ciao entre 1986 y 1991, es decir justo al final de Touch, y fue recopilada en 7 tankôbons, una extensión que también juega a su favor. Un manga diferente que aun así conserva el saber hacer de Adachi, con su narrativa pausada, sus escenas en silencio que dicen más que mil palabras y los detalladísimos paisajes urbanos que caracterizan la bibliografía del maestro.

Dicho todo esto todavía no hemos hablado de la obra en sí, y ya es hora, ¿verdad? Pues bien, Slow Step es una historia de amor, con más peso que el deporte esta vez (quizá por eso se considera shôjo), protagonizada por una chica y dos, o mejor dicho tres, hombres que se enamoran de ella.

Minatsu es la estrella del club de softbol de su instituto, y tiene un amigo de la infancia, Shû, que pertenece al club de boxeo y que cree que terminarán juntos, pero no se esfuerza en ninguna de las dos cosas. Por otra parte Naoto, de otro instituto pero vecino de Minatsu, es el campeón de boxeo entre institutos y no se enamora de ella, sino de su alter ego Maria, personaje que la protagonista se inventa para huir de unos criminales.

Ya os podéis imaginar el lío que monta, pues empezará a tener complicadas citas con ambos chicos por no saber decir que no pero también para ver cuál de los dos le gusta más, y naturalmente lo hará con sus dos identidades, una para cada uno. Por si fuera poco, el profesor Yamazakura, que es el encargado del club de softbol y también del de boxeo, está enamorado de Minatsu.

Slow Step es una obra poco conocida, pero muy recomendable, y a pesar de que no está disponible en castellano siempre se puede recurrir a otros idiomas. ¿Que no os apetece? Pues en 1991 se lanzó una OVA de 5 episodios que cuenta la misma historia de una forma bastante fiel, así que vosotros mismos.

 


Escribe un comentario