Recomendación: Maison Ikkoku

La incansable mangaka Rumiko Takahashi es bien conocida en nuestro país, pues se ha publicado en castellano prácticamente toda su obra. Sus trabajos más conocidos son Ranma 1/2, Inu-yasha y Rin-ne (el manga en el que está trabajando ahora), pero su carrera empezó en los años 70 y nos ha deleitado con una gran cantidad de obras maestras de distinta temática y duración. Dejando a un lado (y es mucho dejar a un lado) Urusei Yatsura, tenemos otros cómics de corte realista como One Pound Gospel o el que hoy nos ocupa, Maison Ikkoku.

La obra más tierna de Rumiko Takahashi

Se publicó en la revista Big Comic Spirits entre 1980 y 1987 y se recopiló inicialmente en 15 volúmenes, y su éxito fue tan grande que se adaptó a un anime de 96 capítulos, varios OVA y especiales de televisión, un largometraje animado y otro de imagen real. En España fue publicada inicialmente por Planeta DeAgostini como Juliette, je t’aime en un formato muy malo, y fue cancelada rápidamente. Muchos años después Glénat la recuperó y la editó, esta vez sí, traducida del japonés (sin pasar por los Estados Unidos como ocurría con la primera edición), entera y en 10 tomos de alrededor de 300 páginas.

Una delicia de edición y de obra, porque en ella Takahashi no abandona a sus típicos personajes inmensamente trabajados, ni el humor que hemos podido ver en sus otras obras, pero aun así se trata de una historia diferente de todas las demás. Una historia de amor a varias bandas con algún toque dramático y un aura de nostalgia que hará que después de leerla no olvidemos jamás la pensión Ikkoku ni a sus inquilinos, entre ellos el estudiante fracasado Yûsaku Godai, la joven administradora Kyôko Otonashi o la cotilla de la señora Ichinose. Un manga absolutamente imprescindible.


Escribe un comentario