Recomendación: Black Jack

No es la primera vez que hablamos de Osamu Tezuka ni será la última, pero entre su extensísima obra hay títulos más recomendables que otros. Es el caso de Black Jack, el manga de medicina más famoso de todos los tiempos. Y es que el maestro Tezuka tuvo un increíble éxito como mangaka, pero había estudiado Medicina y aunque no llegó a ejercer como médico, sí finalizó los estudios y tenía amplios conocimientos relacionados con ese campo del saber humano, que utilizó para crear una obra protagonizada probablemente por el médico que le habría gustado ser si se hubiera dedicado a esa noble profesión.

Una de las obras maestras de Osamu Tezuka

A pesar de haber tenido varias adaptaciones en forma de anime, Black Jack es sobre todo conocida por su versión original en papel, que se publicó entre 1973 y 1983 en la revista Shônen Champion, y que Glénat editó como una de sus primeras colecciones en España basándose en la traducción francesa. Posteriormente la reeditó, esta vez directamente traducida del japonés, en 17 volúmenes de alrededor de 300 páginas. No se vendió demasiado bien, pero la editorial apostó por ella porque creía en la valía de este magnífico manga que disfrutará cualquier aficionado a las obras de Tezuka y del manga en general.

Los aspectos médicos de Black Jack, en algunos casos, están lógicamente desfasados, y tampoco hay en ella una trama que atrape de principio a fin, pero se compone de varios casos que mezclan medicina y misterio, cuya lectura nos resultará muy amena y apasionante. Además, como no podía ser de otra forma, Tezuka la utiliza para reflexionar sobre la ética médica y criticar el hipócrita sistema sanitario japonés, a través de su marginado y poco ortodoxo protagonista, el genial doctor Black Jack.


Escribe un comentario