Ray Bradbury en Marte

ray-bradbury.jpg

Que incineren su cuerpo, metan las cenizas en una lata de sopa de tomate Campbell´s y entierren el recipiente en el cráter Chicago Abyss de Marte. Esa será la última voluntad de Ray Bradbury. Lo había manifestado otras veces y hace tres días volvió a comentarlo en una entrevista al diario francés Le Monde. Su familia recibió ya instrucciones al respecto, aunque él no tiene prisa por que el sueño se haga realidad. “Espero llegar a los 100 años”, aclaró.

Sus restos tal vez tarden aún mucho en llegar al planeta rojo, pero no sucederá así con su obra Crónicas marcianas. En estos momentos viaja en dirección a Marte a bordo del cohete del proyecto Phoenix. El módulo, que amartizará en 2008 sobre el polo norte, transporta un DVD con las novelas clásicas de la ciencia ficción ambientadas en ese planeta, incluyendo la de Bradbury. Según The Planetary Society, al disco se le colocó una etiqueta especial para que sea reconocido por futuros exploradores y fue sometido a un proceso de eliminación de bacterias con la intención de reducir el posible desgaste del material.    

En una vieja entrevista de 2004, el escritor americano especulaba con la posibilidad de que sus historias fuesen leídas en Marte por colonos humanos: “Quizás tomen algunos de mis libros y los lleven con ellos, quizás se rían de lo inexacto que fui y quizás mis cuentos sean leídos por niños pequeños en el mismo Marte dentro de unos cien años más. Me gustaría que así fuera”. Dentro de poco llegarán las novelas, ya sólo faltan los lectores.

-Más información (aunque algo imprecisa): El Periódico.


Escribe un comentario