Quevedo vacilando a Felipe IV

Felipe IV

Felipe IV a caballoVaci

Entre las innumerables anécdotas que se cuentan de Quevedo con relación a los reyes, a los que ofendía de manera encubierta con versos de doble filo hay una especialmente simpática que parece haber sido buscada por el propio rey.

Como todo el mundo sabe, Quevedo era un poco cojo, igual que la reina a la que en su día llamó coja ganando así una apuesta y que ya contamos en esta misma web y esto debió de pasar por la cabeza del monarca cierto día cuando ocurrió lo siguiente:

Resulta que el rey pidió un verso improvisado a Quevedo para entretenerse durante una espera. Quevedo, queriendo saber el tema que el monarca deseaba que fuera la base del verso le dijo:

-Deme usted pie majestad.

El rey, ni corto ni perezoso, haciendo gala de un humor demasiado simple, alargó la pierna poniéndole el pie encima al poeta.

Efectivamente así, dio pie a cuatro versos espectacularmente ingeniosos del propio Quevedo al que ante dicha escena se le ocurrió decir:

– “Paréceme, gran señor/, que estando en esta postura, /yo parezco el herrador/ y vos la cabalgadura”.

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Aloj


Escribe un comentario