¿Qué tiene que tener una novela para ser llevada al cine o la televisión?

¿Qué tiene que tener una novela para ser llevada al cine o la televisión?

He comenzad a leer Lobo Gris, una novela de James Nava cuya reedición ha llegado hoy a las librerías. Es una historia fabulosa. Y me ha asaltado la siguiente pregunta: ¿qué tiene que tener una novela para ser llevada al cine o a la televisión? Es más, me he puesto a dar un repaso a mis películas y series favoritas y me he dado cuenta que la mayoría son adaptaciones de novelas o sagas de éxito.

Lo que voy mostrar a continuación son unas reflexiones personales sobre lo que considero que tienen las novelas que son llevadas al cine o a la televisión. A muchos escritores les seduce la idea ver sus historias en la pantalla. Pero, aunque muchas historias sean potencialmente filmables, son muchos los detalles que hay que tener en cuenta.

En primer lugar, creo que una novela debe narrar una historia emocionante con un final sorprendente. Más allá de la calidad literaria de la obra -ya se ocupará el guionista de coger lo que necesite y cambiar lo que le venga bien-, la historia debe tener acción, emoción y debe responder a un argumento lo suficientemente actual como para que interese.

Además, la historia debe responder a algún problema o pregunta de actualidad o que plantee una duda sobre la que reflexionar respecto a alguna inquietud de la sociedad contemporánea. En el caso de las novelas históricas o de ficción histórica, solo si los problemas planteados a nivel humano tienen relación con los problemas de hoy tendremos una novela cuya historia pueda resultar interesante para llevar a la pantalla. Es más, en muchas ocasiones es más fácil reflejar los problemas de hoy a través de historias basadas en otras épocas.

La historia también tiene que ser vendible. El título, los personajes, la historia en sí misma tiene que tener potencial de cara al marketing. Y si es susceptible de la creación de merchandising y otras obras derivadas, mucho mejor. Además, la historia debe llegar a un público amplio.

Pienso también que una novela tiene potencial para ser llevada al cine si la historia recrea ambientes interesantes, reales o ficticios, y si los personajes son capaces de despertar emociones de todo tipo, tanto por su aspecto como por su interior.

Creo que acabo de describir las características de la mayoría de las novelas de éxito de los últimos tiempos, hayan o no hayan sido llevadas al cine, ¿no? Entonces, ¿qué me falta?

Sencillo: llegar al corazón de un director y un productor importantes que se enamoren de la historia, y dar con un guionista capaz de sacarle el jugo a la historia. Al final, no importa lo buena que sea la historia porque, como dicen en mi pueblo, “el que tiene padrino de bautiza” -¿Y el que no? El no tiene solo va a misa y se queda con las ganas-.

 


Escribe un comentario