¿Qué es la lectura slow?

El conocido como movimiento slow surge hace unos años con el objetivo de pausar nuestras aceleradas vidas, hacer que nos detengamos a contemplar un atardecer, disfrutar del sabor de una comida sin necesidad de encender la televisión, vivir en un pueblo sin atracciones turísticas y otras muchas opciones que engloban el turismo, la moda, la alimentación, el cine y, también, la literatura. ¿Quieres saber qué es la lectura slow?

Nietsche, uno de los primeros en mencionar "la lectura slow" hace más de cien años.

Nietsche, uno de los primeros en mencionar “la lectura slow” hace más de cien años.

En 1986, el periodista Carlo Petrini acuñó el término de “slow food” tras una huelga celebrada en Roma en contra de la inauguración de un restaurante McDonalds en la Plaza de España. A partir de entonces, otros muchos aspectos del mundo actual han pasado por el filtro del llamado movimiento slow, el cual trata de pausar el ritmo de nuestra vida y hacernos disfrutar más de esos pequeños detalles que sorteamos en pos de una existencia que parece más superficial que nunca.

Al igual que el movimiento slow (o lento) abarca conceptos como la moda, el turismo o la comida, la lectura no ha escapado a la influencia de esta tendencia que llegó para quedarse. En este caso, la “lectura lenta” ya fue abarcada por Nietzsche a finales del siglo XIX en el prefacio de Aurora, definiendo al filólogo como un “profesor de lectura lenta” y fomentando el disfrute de leer un escrito mediante una apreciación más lenta y sosegada del mismo.

Este, precisamente, es uno de los problemas que denunciaba la editora Lindsay Walters, una de las precursoras de la lectura lenta acuñada como movimiento junto al escritor Alexander I. Olchowski en 2009. Según Walters, “el lector parece empeñado en proseguir ciertas lecturas de un modo superficial, sin poder permitirse ahondar en los detalles o ralentizar su velocidad como un modo de evitar el estrés”. De hecho, también aseguraba que el principal problema de la sociedad actual respecto la lectura reside en las enseñanzas tempranas que empujan a los niños a concebir los libros con rapidez, como un producto que no pueden permitirse saborear más allá de los logros académicos a los que están enfocados.

Como resultado de este nuevo concepto de lectura, algunos libros como The One-Minute Bedtime Story, incluido por el periodista Carl Honoré en su lista de favoritos por su brevedad y concisión, podrían pasar a engrosar la lista de libros de unos lectores que parecen más empeñados en recurrir al tweet, al post o al microrrelato como solución a su sed de lectura, sin poder permitirse mucho más tiempo en sumergirse en esos otros mundos impresos.

En definitiva, la lectura slow apuesta por un modo más pausado de concebir los libros, especialmente aquellos que abarcan situaciones concretas o huyen de tramas enrevesadas, apostando por esas otras más sencillas en las que los pequeños detalles convierten la lectura en un estado contemplativo, relajante. . . terapéutico.


Categorías

Literatura

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

7 comentarios

  1.   Josefa Olivares Muñoz dijo

    Me ha parecido muy interesante el movimiento de lectura SLOW. Va a permitir a quien lo practica tranquilidad y serenidad;mayor apreciación y disfrute del texto y ,por ende,va a ser también muy útil al estudiante. Y es doblemente importante porque nos involucra en una nuev<a manera de entender y vivir la vida,mucho mas relajada,sana y natural. .

    1.    Alberto Piernas dijo

      Totalmente Josefa 🙂 Un saludo

  2.   Anonimo dijo

    Muy interesante pero no explica bien en que consiste ?leer de una manera más lenta??leerse un libro en dos meses?

    1.    Alberto Piernas dijo

      Hola Anonimo! Exactamente, la literatura slow, al igual que otros aspectos abarcados por este movimiento, consisten en tomarse la vida con calma y en disfrutar de cosas que en un principio nos resultan demasiado obvias. En este caso la literatura slow no sólo hace que el lector disfrute más de la literatura sino que a nivel educativo también se cambiarían ciertos parámetros, más enfocado en la comprensión de la lectura. Un saludo.

  3.   jofre dijo

    um me parece muy bueno este modo de lectura, pero a mi pensar todos lo deberíamos practicarlo cuando empezamos en esto de la literatura, porque para mi es mas importante leer un libro detalladamente q lentamente, me explico: que lo leamos lento no quiere decir q entendamos su trasfondo; igual pienso firmemente que es un buen paso para iniciar como lector, pero para una persona q ya paso por esto y se le facilita la lectura no creo que sea necesario…

  4.   Danay dijo

    Interesante técnica, ¿Es el antagonista de la fotolectura? jajaja Un saludo Alberto!

  5.   Angeles dijo

    Siempre es interesante conocer lo desconocido.El saber en distintas formas.

Escribe un comentario