Que cada uno lea lo que se le antoje

lee lo que quieras

Hoy traigo un artículo un poco “reivindicativo”, y tal y como soy yo, no es de extrañar que de vez en cuando suelte estas perlas. Perlas por decir algo, porque mientras no se dañe a nadie con lo que se dice ni con lo que se hace, que yo sepa aún queda “algo” de libertad de expresión (o eso dicen).

Si he de lanzar piedras sobre lo que voy a decir voy a auto-lanzármelas primero. En muchas ocasiones he “criticado” libros que no deberían haber sido publicados o que al menos en mi opinión, no merecen estar en las estanterías de una buena librería. Algunos han sido escritos por “personajillos” que únicamente por el hecho de salir en televisión y crear polémicas y controversias, ciertas editoriales, les han animado a publicar su propio libro. Otros han sido escritos por políticos, unos más corruptos que otros, que no han tenido suficiente con dejar el país patas arriba, que también nos dejan sus caretos después de irse en los cristales de una librería. Y luego están otros, que han sido publicados por aquellos que dicen llamarse escritores.

En definitiva, libros que no merecen llamarse como tal…

Pero digo yo, y empiezo con el tema que me trae a escribir este artículo, que cada uno lea lo que se le antoje, ¿no? ¿Por qué todo el santo mundo tiene que leer “El Quijote”? ¿Porque todos tienen que disfrutar con el gran Tolkien y sus dos obras más notables El Hobbit” y El Señor de los Anillos”¿Por qué hemos de meterles a la fuerza a los adolescentes novelas como “Cartas Marruecas” de José Cadalso o “Novelas Ejemplares” de Cervantes?

¿No es obligar a leer algo que no se quiere o que no gusta en ese momento una mala o equivocada manera de fomentar la lectura? ¡Que cada cuál lea lo que quiera! Si te gusta leer las falsas o verdaderas historias de la “princesa del pueblo” pues bien por ti; si por casualidad tienes 12 años y ya has sido capaz de leer y entender “La metamorfosis” de Kafka pues olé tú.

¡No juzguemos a nadie por lo que lee! Simplemente animemos a que lean… 


Escribe un comentario