Proyectando el séptimo arte en un libro

cine

El cine siempre recurrió a la novela como fuente de inspiración. Y, a su vez, los novelistas también se inspiran en el cine. Sin embargo, a principios del siglo XX, los novelistas ya contaban historias con palabras, mucho antes de que el cine adquiriera tanta importancia.

La Montaña Mágica (publicada en 1924, pero iniciada en 1912), ya intenta reflejar la magia del cine en sus fragmentos como “una comunión de imágenes y receptores, de no-vidas luminosas, convertidas repentinamente en vidas, y de vidas que permanecían temporalmente en suspenso, fascinadas por aquellas otras que parecían más reales.”

Y es que la definición del cine como una sucesión de incontables momentos como en la película de Cinema Paradiso, en la escena en que Salvatore proyecta el carrete que le dejó su amigo con las escenas de amor que habían sido censuradas. A todo esto podemos decir claramente que el cine y la literatura están estrechamente ligados. Existen numerosas referencias en la literatura a la escena memorable de Cinema Paradiso.

Actualmente está saliendo a la luz una montón de libros de gastronomía, dietética, etc. La influencia de la televisión en lo más vendido es indudable. Entre los libros más vendidos de cocina están La enzima prodigiosa de Hiromi Shinya, Masterchef las mejores recetas y Pesadilla en la cocina de Alberto Chicote. Todos ellos son productos de programas de televisión con mucha audiencia. Todo ello nos indica que tanto la televisión como el cine y la literatura actúan de editores mutuamente.

Más información – Una mirada al canon literario desde la perspectiva de Eduardo Mendoza

Fuente – Cine, pedagogía y espagueti

Foto – Captura de pantalla de Cinema Paradiso


Escribe un comentario