Pere Calders, fantasía

Termina hoy la semana que comenzaba cuando se cumplían 96 años del nacimiento de Pere Calders. Sorprende la diversidad de ocupaciones que llenaron su la vida. Fue ilustrador y gran dibujante; el volumen Dibuixos de guerra a l’Esquella de la Torratxa: Kalders i Tísner recoge algunas de sus creaciones en este campo para el semanario satírico L’Esquella de la Torratxa, fundado en 1872 y recuperado en 1936 por Tísner y el mismo autor que nos ocupa. Fue periodista en publicaciones como El Diario Mercantil o Avui, y de hecho ganó el Premi Nacional de Periodisme que otorga la Generalitat de Catalunya en 1993. Fue soldado y cartógrafo en el frente durante la Guerra Civil Española, desde donde escribió la crónica Unitats de xoc (Unidades de choque). Pero, por encima de todo, es recordado como un gran escritor y, más concretamente, un gran narrador y cuentista.

Pere Calders consiguió crear un universo propio que dotaba de coherencia sus distintas narraciones y las abrigaba. Son constantes en varias de sus obras el azar, lo imprevisto y lo insólito; en fin, la fantasía (a veces casi naïf, a veces similar a la kafkiana, otras veces muy particular). Pero también la ironía, lo singular y lo absurdo, el humor y la imaginación, tienen un papel destacado innegable en la producción de Calders.

Tanto en sus cuentos como en sus novelas, lo más común es que un hecho extraordinario haga acto de presencia para alterar la vida cotidiana, hasta tal punto que se confunde lo que es habitual y lo que es extraño. También escribió microrelatos de admirable sencillez, que no simplicidad. Tal vez uno de ellos, el que tituló Per un demà millor (Por un mañana mejor), pueda ejemplificar eficazmente el uso particular que Calders hace de los mecanismos de la imaginación y del humor:

Por un mañana mejor

(Drama en menos de un acto)

La escena representa:

A la izquierda, un atardecer. A la derecha, un fin de semana.

Al alzarse el telón, el único personaje de la obra (joven de buena presencia) avanza con el propósito de recitar un estremecedor monólogo de protesta. Pero se desploma el telón a causa de una avería mecánica y lo aplasta. Se acabó.

FIN

(Los martes no hay función,
por descanso de la Compañía.)

A la vista de su bibliografía, y habida cuenta que la mayor parte de su creación literaria consiste en narraciones, es curioso comprobar como fue la obra teatral Antaviana, de la compañía Dagoll Dagom pero basada en cuentos suyos, la que le concedió la popularidad definitivamente.

Escribió sobre todo en lengua catalana, pero algunas de sus obras se han traducido al castellano (y a otros idiomas también). La lista que sigue recoge los títulos publicados en España en lengua castellana según la Agencia Española del ISBN:

  • Antología de los cuentos de Pere Calders
  • Aquí descansa Nevares y otros relatos mexicanos
  • Cepillo
  • De lo tuyo a lo mío
  • Fumar o no fumar: esa es la cuestión
  • Porta d’aigua: deu visions del port de Barcelona (bilingüe, en catalán y castellano).
  • Ruleta rusa y otros cuentos
  • Todo se aprovecha
  • Ver Barcelona
  • Los niños voladores
  • El primer arlequín; Crómicas de verdad oculta; Gente del alto valle
  • El principio de la sabiduría

Otras referencias

Pere Calders; Joan Martínez Sala (ed.) Invasió subtil i altres contes (2006) Edicions 62. Barcelona.


Un comentario

  1.   d dijo

    baya chorrada de vida ostias!

Escribe un comentario