Pequeña confusión en Australia

sking.jpg 

Curiosa noticia la que aparece hoy en varios medios de Internet: Stephen King, tomado por un vándalo cuando firmaba ejemplares de su última novela. Al parecer, el hombre más famoso de Maine entró en una pequeña librería de Alice Springs (localidad australiana), se acercó a los estantes donde se encontraba La historia de Lisey y comenzó de forma espontánea a autografiar varios de los ejemplares, tras lo cual abandonó el local sin decir nada a nadie.

La propietaria de la librería, Bev Ellis, no se enteró de lo sucedido hasta que uno de los clientes entró en su despacho para avisar de que un tipo acababa de garabatear unos cuantos libros de la tienda. Al ver que los garabatos consistían en un “Stephen King” y una rúbrica, la señora Ellis se quedó de piedra, pero fue capaz de reponerse y, tras una pequeña busqueda, localizar al escritor en la sección de frutas y hortalizas del supermercado de en frente para así saludarle en persona.

Y uno se pregunta: “¿Es normal que un escritor célebre vaya por las librerías firmando sus libros sin avisar a nadie?”. Y lo que es más inquietante: ¿por qué Stephen King se comporta como si fuese un personaje de sus novelas? ¿Una apuesta? ¿Transitoria posesión diabólica? ¿Ganas de echarse unas risas imaginándo la cara de los que se topasen con su firma al comprar el libro? Aparecen múltiples explicaciones posibles y de alguna de ellas tal vez podría surgir un buen relato. Lanzamos la idea para aquellos de nuestros lectores que gusten de cultivar la amistad de las musas. 


Escribe un comentario