Patricia Highsmith resurge veinte años después de su muerte

Patricia Highsmith
Este año parece ser el año de las mujeres en la literatura ya que tres escritoras son protagonistas por diferentes motivos: Ágatha Christie, Teresa de Jesús y Patricia Highsmith.

En el veinte anirversario de su muerte, Anagrama recupera a Patricia Highsmith y lo mejor de su obra en español, al igual que muchas otras editoriales alrededor del mundo.

Tal y como declara Jorge Herralde, su editor en España, su estilo destaca por un humor negro, lacónico, sarcástico y socarrón. De su obra cabe destacar su “calidad literaria y su fantástica capacidad de creación de atmósferas perturbadoras y de personajes inolvidables”.

El talento de Mr. Ripley, Extraños en un tren, Crímenes imaginarios, Ese dulce mal, El grito de la lechuza y El diario de Edith son las seis novelas reeditadas ahora en España y América por Anagrama como lanzamiento de la nueva ‘Biblioteca Patricia Highsmith’

Este sello tiene los derechos en español sobre la obra de la autora, que abarca 22 novelas, siete libros de relatos y un ensayo. El auge de la novela negra ha propiciado un renovado interés internacional por los libros de Highsmith, considerada como una de las mejores escritoras de su generación.

Nacida el 19 de enero de 1921 en Texas y fallecida el cuatro de febrero de 1995 en Suiza, Patricia Highsmith es la madre del icónico, inquietante y amoral Tom Ripley, el personaje que protagonizó una serie de sus novelas:

  • El talento de Mr. Ripley. (1955)
  • Ripley bajo tierra. (1970)
  • El juego de Ripley. (1974)
  • El muchacho que siguió a Ripley. (1980)
  • Ripley en peligro. (1991)

La temática de Highsmith se centra en la culpa, la mentira y el crimen. Sus personajes, muy bien caracterizados, suelen estar cerca de la psicopatía y se mueven en la frontera misma entre el bien y el mal. La visión de la realidad que desprende de su obra es depresiva, pesimista y sombría, como también su concepto del ser humano.

Una autora que no tuvo una vida fácil debido a su alcoholismo, pero cuya obra debemos visitar de vez en cuando  para no olvidar el lado oscuro del ser humano.


Escribe un comentario