“París era una fiesta”, una obra que recobra su éxito

París era una fiestaEn los últimos días, París y Francia han cambiado bastante. Los terribles atentados han dejado una marca horrorosa en los parisinos que muchos intentan recuperar. Al igual que con otras situaciones, los franceses han optado por comprar un libro con el que recuperar su espíritu. En este caso el libro no es otro que París era una fiesta de E. Hemingway.

París era una fiesta es un obra que recrea las historias de E. Hemingway en París cuando el escritor visitó la ciudad francesa en su juventud. El ambiente de aquél entonces era bien distinto del de ahora, era un París donde las calles se llevaban de terrazas con charlas culturales, donde la gente se encontraba para tomar un vaso de vino y charlar sobre sus vidas o sobre la Cultura. En esta obra de Hemingway se habla de los personajes culturales de la época como James Joyce o Erza Pound.

La obra se vende en Francia bajo el sello editorial Folio. El delegado de Folio ha explicado que la semana pasada se vendieron en Francia más de 12.000 ejemplares de la obra. La editorial ha encargado otra edición con 10.000 ejemplares a los que ha tenido que rectificar y cambiarlos por 20.000 ejemplares debido a la alta demanda del título.

Desde luego París era una fiesta es una gran obra, como todo lo escrito por el genio Hemingway pero esto no quiere decir que se tome de cachondeo estos sucesos ni nada parecido. La distracción suele ser uno de los mejores tranquilizantes en situaciones tan terribles como lo ocurrido recientemente en París. Reiterar la condena hacia estos atentados pero a pesar de todo, París no llegará a ser igual que lo fue en antaño. París era una fiesta puede ser una herramienta buena para intentar recuperar el espiritu nacional, pero también puede ser cualquier obra cultural que distraiga y nos haga recordar lo que fue y era París.

Ya lo dijo E. Hemingway: “París nunca volvería a ser igual, auqneu seguía siendo París. Tu cambiabas a media que ella cambiaba“.


Escribe un comentario