Otras elegantes calabazas de Bernard Shaw

Isadora Duncan y Bernard Shaw

Este mismo mes os hemos hablado de la elegante manera de dar calabazas de Bernard Shaw a una desconocida señorita coleccionista de famosos en su alcoba… y hoy volvemos a ver cómo este gran escritor dio calabazas a una de las sex symbol de por aquel entonces que no era otra que la bailarina Isadora Duncan, la cual le tiró los tejos en más de una ocasión.

Resulta que Isadora estaba convencida de que ambos debían hacer a la humanidad el favor de procrear y llegó a argumentárselo a Bernard Shaw de la siguiente manera:

-Tu y yo deberíamos tener un hijo juntos, piénsalo bien. con mi belleza y tu cerebro, ¡qué maravilla de niño sería!

Ciertamente había mucho de vanidad y también de vano en la proposición de la Duncan… aunque también algo de razón ya que si las cuentas salieran como ella vaticinaba, realmente el resultado de su pretendido embarazo habría sido una obra de arte en todos los sentidos.

Shaw, renunciando a la posibilidad de acostarse con una de las mujeres con más pretendientes de la época, quizá porque no tenía afán de paternidad en ese momento rehusó la propuesta no sin un toque de humor diciendo lo siguiente:

-Si… ¡Pero qué desastre si fuera al revés!

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Quote investigator


Escribe un comentario