Obras maestras: La Rosa de Versalles

Antes de que el shôjo o manga para chicas se nutriera de insípidos, tópicos y casi clónicos cómics entre los que sobresalen pocas obras que merezcan la pena, había trabajos de este género que se podían considerar obras maestras, como es el caso de La Rosa de Versalles (Versailles no Bara), de la gran Riyoko Ikeda.

Los 10 volúmenes del manga original, recopilados después de serializarse entre 1972 y 1973 y editados en castellano hace unos años en volúmenes dobles de tamaño bolsillo por parte de la editorial Azake, dieron lugar a una serie de animación de 40 episodios que se emitió entre 1979 y 1980 y que acabaría llegando a nuestras tierras para la televisión catalana y posteriormente para un canal de pago de cobertura estatal.

La Rosa de Versalles

Aquí se conoció como Lady Oscar, igual que la película de imagen real de producción franco-japonesa de 1979, y tuvo un enorme éxito de crítica y ventas tanto en Japón como fuera de su país de origen. Este clásico es una auténtica obra maestra basada en los históricos hechos que provocaron la Revolución Francesa, mezclando personajes que existieron de verdad con otros ficticios, como su protagonista, Oscar François de Jarjayes, una chica educada como chico que se convierte en capitana de la Guardia Real, o su mejor amigo y pretendiente secreto André. Un manga interesantísimo y con grandes dosis de drama que nadie debería perderse.

Con La Rosa de Versalles el público se dio cuenta por primera vez de que el manga para chicas podía tratar también temas adultos, no sólo las típicas historias de princesitas y finales felices que eran la base del género antes de la llegada de esta obra. De hecho, contiene la primera escena de cama (eso sí, con buen gusto) de la historia del manga.


Escribe un comentario