Nobel de Literatura a favor de la diversidad lingüística


Hace un par de días les hablábamos de Junot Díaz, reciente ganador del premio Pulitzer, quien en recientes declaraciones hizo hincapié en las riqueza de la cultura dominicana y de los dominicanismos (en el lenguaje) en particular.

Ahora, ha sido el premio Nobel de literatura Derek Walcott (poeta y autor teatral nacido en Santa Lucía en 1930) quien ha defendido la importancia de los dialectos y de los modismos como algo que se debe preservar. En este caso, el escritor santaluciano puso el ejemplo del Cróele, un dialecto que se habla en algunas islas del caribe.

Lo que han hecho estos escritores es llamar la atención sobre un asunto que también ha sido destacado por muchos lingüística: la correspondencia entre lenguaje y realidad (que en inglés puede ser ilustrada fácilmente por el binomio Word- World). “Lo que no se puede nombrar no existe”, “nombrar es dar vida”, son frases y conceptos muy difundidos… pero si damos vuelta estas afirmaciones vemos que: cada palabra es algo, una idea única, y si un idioma, un dialecto, una variante de un lenguaje desaparece, por culpa de las simplificaciones de la TV, los mensajes de texto y la pereza mental, por ejemplo, se pierde algo más que palabras, se pierde un matiz de la realidad y el universo sea hace más pobre.

Cuanto más palabras, más ideas, cuanto más ideas más opciones…


Escribe un comentario