No Mercy, de Alex de Campi y Carla Speed Mcneil

No Mercy, de Alex de Campi y Carla Speed Mcneil.

No Mercy, de Alex de Campi y Carla Speed Mcneil.

No Mercy es una de las últimas series editadas por Image Comics que han llamado la atención de los aficionados y de los especialistas. Se trata de una serie escrita por el guionista Alex de Campi (Grindhouse) y dibujada por Carla Speed McNeil (Finder) y Jenn Manley Lee, con una premisa bastante interesante: un grupo de privilegiados estudiantes de primer año de Princeton viajando a Centroamérica para construir casas en misión humanitaria, pasar el rato y tal vez aprovechar la el límite de edad inferior para poder beber. Sin embargo, cuando el autobús en el que viajan se estrella contra un quitamiedos, todo se convierte en una pesadilla. Con tres números en el mercado, su guionista habla de los referentes que le han llevado a escribir esta historia, aludiendo a sus propios excesos de juventud, en los que admite haber cometido una serie de estupideces que, echando la vista atrás, le podrían haber costado la vida con algo de mala suerte.

No es casualidad que haya tomado a un grupo de adolescentes como protagonistas de No Mercy, dado que le interesan bastante más este tipo de personajes que contar una pelea de superhéroes. Según de Campi, la clave para escribir bien sobre adolescentes es no caer en los estereotipos y no plantear personajes que sean totalmente buenos o malos. También habla acerca de la manera en que los adolescentes se comunican, y las enormes diferencias entre como se expresan los adultos y los más jóvenes. Es decir, que al margen de lo que les va sucediendo a los chicos tras el accidente del autobús, que ya de por sí es el motor principal que hace funcionar la trama, nos podemos encontrar con una serie de elementos que elevan a No Mercy por encima de la típica historia de situación desesperada en la que el instinto de supervivencia cambia la forma de ver las cosas, o simplemente elimina los disfraces bajo los que escondemos nuestra verdadera personalidad. Habrá que esperar que alguna editorial nacional se anime con su publicación con el tiempo.


Escribe un comentario