Neil Gaiman, el mejor embajador de las Bibliotecas

Neil Gaiman

Verano, días largos, jornadas laborales más cortas, vacaciones… en definitiva, es la época del año en la que más tiempo para el ocio disponemos y por tanto, las bibliotecas se llenan. Es entonces cuando los ciudadanos pueden ver las condiciones en las que se encuentran las bibliotecas de sus barrios.

Por lo general, las bibliotecas en España se pueden calificar con un NM (Necesita Mejorar). Contamos con profesionales cada vez mejor formados para atenderlas, mayor demanda de los ciudadanos, más facilidad para ofrecer servicios gracias a las tecnologías y un largo etcétera. Pero a pesar de los vientos favorables, las administraciones no apuestan con fuerza por ellas.

Es un hecho. Donde más se ha recortado durante esta crisis es en Cultura y las bibliotecas de muchas ciudades están ya en estado comatoso. Hay un elevadísimo número de ellas en las que hace años que no entran libros nuevos.

Por esto me ha emocionado leer las palabras que Neil Gaiman, conocido y premiado escritor de cómics y género fantástico inglésle dedicó durante una conferencia hace ya algún tiempo.

Las bibliotecas tienen que ver con la libertad. La libertad para leer, la libertad de ideas, la libertad para comunicarse. Tienen que ver con la educación (que no es un proceso que se acaba el día que dejamos el colegio o la universidad), con el entretenimiento, con la creación de entornos seguros y con el acceso a la información.

Preciosas declaraciones que completa con esta otra que bien debería ser un guión para decirle a los políticos de las tijeras largas cuando pretenden justificar el abandono al que someten a las bibliotecas:

Las bibliotecas son lugares a los que la gente va en busca de información. Los libros solo son la punta del iceberg de información: están ahí, y las bibliotecas pueden promocionarte libros de forma gratuita y legal. Hoy, más niños que nunca piden libros prestados en las bibliotecas; libros de todo tipo: en papel, en digital, en audio. Pero las bibliotecas, por ejemplo, también son lugares donde gente que no tiene ordenador o conexión a Internet puede ir a conectarse de forma gratuita, cosa de gran importancia cuando las ofertas y las demandas de empleo o la solicitud de prestaciones están migrando casi en su totalidad al mundo online. Los bibliotecarios pueden ayudar a esas personas a navegar por ese mundo.

Neil Gaiman es un conocido guionista de cómics, responsable de series tan importantes como The Sandman, y también de autor de una docena de novelas de género fantástico, una de ellas, Buenos Presagios (1990), en coautoría con Terry Pratchett.

Un embajador de lujo para una institución tan maltratada y olvidada pero sin embargo tan necesaria.


Escribe un comentario