Muere el poeta sueco Tomas Tranströmer

Tomas Tranströmer

Hoy hemos conocido la triste noticia de que el poeta sueco Tomas Tranströmer, premio Nobel de Literatura 2011, falleció ayer a los 83 años.

Tranströmer es autor de El cielo a medio hacer, una antología compuesta por 13 libros. Otras de sus obras más conocidas son Para vivo y muertos y El gran enigma.

Nacido el 15 de abril de 1931 en Estocolmo, el escritor sufrió en 1990 una hemiplejia que le afectó al habla, pero a pesar de ello continuó escribiendo. Su obra, con un lenguaje modernista, expresionista y surrealista, se acerca a la mística a partir de la vida y de la naturaleza. Su poesía se caracteriza por la austeridad, la concreción y las metáforas claras y expresivas.

Hijo de una maestra y un redactor, tras terminar el bachillerato en 1950, comenzó sus estudios en Historia de la Literatura, Psicología e Historia de las Religiones en la Universidad de Estocolmo, material que formaron su licenciatura en 1956.

Además de poeta era psicólogo y se dedicaba a la rehabilitación de delincuentes juveniles, destacando su labor en la prisión juvenil de Roxtuna (Linköping) entre 1960 y 1966.

Después de haber publicado poemas en diferentes revistas, en 1954 publicó el libro 17 dikter, uno de los debuts más destacados de esa década. Desde esta primera obra se percibe su interés por la naturaleza y la música, materias que definieron gran parte de su obra.

Su obra ha sido traducida a cerca de 50 idiomas, entre ellos el español, siendo Nórdica Libros su última editorial en España. Además del mencionado Nobel (fue el primer poeta galardonado por la Academia Sueca después de la polaca Wislawa Szymborska), ha recibido galardones tan importantes como el Bonnier para la Poesía, el Neustadt o el Petrarch de Alemania.

Cabe destacar que tradujo algunos obras literarias al sueco y publicó una autobiografía.

Leer algunos de sus poemas puede ser un buen homenaje a este poeta sueco que con su muerte nos hace recordar al resto del mundo que la literatura sueca va más allá de Stieg Larsson y thrillers sangrientos.


Escribe un comentario