Michael Ende, vida y obra

michael-ende

Hoy voy a hablar acerca del escritor alemán Michael Ende, un escritor poco polémico pero cuyas obras literatiras son ampliamente conocidas. En realidad, se llama Michael Andreas Helmut Ende y nació el 12 de noviembre de 1929 en Garmisch-Partenkirchen, Baviera (Alemania). Fue hijo único de Luisä Bartholomä y del pintor Edgar Ende. Su padre fue censurado por el gobierno nazi debido a su pintura surrealista, pues en aquel momento el gobierno nazi promovía un neoclasicismo bastante exacerbado. Michael Ende tuvo que dejar los estudios para acudir al ejército alemán. Pero después estudió interpretación en la escuela de Otto Falckenburg en Munich. No tardó en ponerse a escribir relatos juveniles, al mismo tiempo en que trabajaba como guionista de espectáculos de cabaret y como actor.

También solía escribir críticas cinematográficas, hasta que se hizo reconocida su novela fantástica “Jim Botón y Lucas el Maquinista” (1962) consiguiendo así el Deutscher Jugendbuchpreis al mejor libro infantil del año. Es más, consiguió la fama como escritor de novela fantástica juvenil con el “Libro de los monicacos” (1970) y “Momo” (1973), una novela preciosa que le valió otros premios. En 1979 publicó “La historia interminable”, un clásico de la literatura fantástica y ampliamente conocido en el mundo de la literatura y el cine. No tardó en hacerse una adaptación cinematográfica que le valió la fama internacional.

En 1978 publicó “Tragasueños”, la obra de teatro “Jojo: Historia de un saltimbanqui” en 1982, “El Goggolori” en 1984, “El dragón y la mariposa” en 1984. También en 1986 publicó una colección de relatos “El espejo en el espejo”, “Filemón el arrugado” en 1987, “El ponche de los deseos” (1989), “El osito de peluche y otros animales” (1993) o “Carpeta de apuntes” (1994). Todas las obras mencionadas aquí destacaron elevándolo a la categoría de gran escritor. Y es que sus novelas y cuentos gustaban tanto a adultos como a jóvenes.

“Momo”, una de mis novelas preferidas de Michael Ende, trata acerca de una niña que posee la habilidad de saber escuchar, esto le hace tener muchos amigos y ser muy querida en su barrio, pues también ayuda a encontrar las soluciones a los problemas. Todo se desbarajusta con la llegada de unos representantes del Banco de Tiempo, que promocionan la idea de ahorrar tiempo, depositándolo en el Banco y devolviéndolo al cliente después con interéses. La idea es extraordinariamente original y es plasmada en las páginas a la perfección. Sin duda, es una crítica al consumismo y al modelo racional de concebir el tiempo, pues los pequeños momentos son una de las partes más importantes de nuestra vida y aquí Ende intenta hacernos ver que no hay que olvidarlos.

Foto – chicamochanews-cultural

Fuente – alohacriticón

Más información – Las aventuras de Julio Verne


Categorías

Escritores

Silvia Serret

Licenciada en Filología Hispánica y apasionada por las letras. Mi deporte favorito: contar al mundo mis impresiones acerca de todo. Mi vicio:... Ver perfil ›

Escribe un comentario