‘Memoria de mis putas tristes’ se revaloriza en el mercado negro de Irán tras su prohibición

memorias-de-mis-putas-tristes.jpgCuando en Publicaciones Niloofar decidieron editar Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez, tenían claro que la obra no iba a gustar a los censores, cada vez más puntillosos desde la subida al poder de Mahmud Ahmadinejad en 2005. Así que le cambiaron el título por “Memorias de mis amantes tristes”, para ver si colaba. Y, sorprendentemente, coló.

Tras agotarse los 5000 ejemplares de la primera edición, con los sectores más conservadores y ultrarreligiosos del país poniendo el grito en el cielo, el Ministro de Cultura, Mohamad Hossein Saffar Harandi, se vio obligado a pedir perdón y a explicar que la publicación del libro se había debido a la negligencia de uno de sus subordinados. La novela quedaba prohibida, y el pobre hombre que le había dado luz verde, de patitas en la calle.

Pero he aquí que la censura se convierte a veces en el más poderoso medio de marketing, y la prohibición del libro no hizo sino aumentar el interés por él. Ahora en el mercado negro de Irán se paga por cada ejemplar el doble de lo que costaba originalmente en las librerías. Uno de los compradores, Ahmad Abbasi, afirmaba: “No sé de qué trata el libro. Pero cuando el gobierno prohíbe un libro, siempre tiene algo interesante”. La frase podría servir como lema disuasorio para cualquier gobierno con tentaciones censoras.

-Fuentes: BBC Mundo, Milenio.com.   


3 comentarios

  1.   eperezchica dijo

    Lástima que, en este caso, el libro no tenga mayor cosa interesante… Lo que es un nombre llamativo…

  2.   trfsduhtj dijo

    Putas tristes

  3.   trfsduhtj dijo

    leanlo y no hable tantas estupideses

Escribe un comentario