Megan Maxwell comparte en Nubico las claves de su éxito en un evento a través de Facebook

Megan Maxwell comparte en Nubico las claves de su éxito en un evento a través de Facebook

Megan Maxwell, la autora romántica española por excelencia,  y una de las principales autoras de novela romántica de España, compartió con sus seguidores a través del Facebook de Nubico las claves de su éxito en un encuentro digital en el que ha desvelado también algunas confidencias inolvidables.

La autora española de origen alemán se ha hecho hueco en la élite de autores más vendidos, y se ha convertido en la gran dama de novela erótica y romántica en España. Considerada como la española que ha conseguido destronar a las 50 Sombras de Grey, Maxwell se siente alagada cuando es comparada con E.L. James, aunque confiesa que tiene otros referentes como Julie Garwood y Rachel Gibson.

La clave de su éxito es la tensión narrativa con la que entrelaza a sus personajes, así como sus historias llenas de emoción, romanticismo, aventuras y un guión muy divertido que engancha desde la primera línea. Pero también ha sabido entender el mundo de las redes sociales y el formato digital de sus libros como claves para alimentar su base de lectores.  De hecho sus libros están entre los más leídos en formato ebooks y tiene un gran número de seguidores en redes sociales, canales que han hecho de altavoz a su fama.

Maxwell ha compartido su visión sobre el género y augura un gran futuro.

La novela romántica siempre ha existido y seguirá existiendo. En mi opinión uno de los problemas que tenía este género eran las portadas de los libros, que solían ser terribles. A raíz del cambio que hemos ido dando a las portadas, hemos notado que la gente se anima cada vez más a disfrutar de la lectura erótica.

El sexo en la literatura ha sido hasta hace pocos años un tema tabú, pero hoy en día esta consideración ha cambiado. También lo han hecho los estereotipos femeninos sexuales. Maxwell considera que los autores están consiguiendo construir personajes femeninos con los que el público se identifica; mujeres con carácter que liberan la imaginación de las mujeres del siglo XXI. Este es según la autora el verdadero éxito de sus novelas. El amor que describe en sus novelas es un amor contemporáneo y eso facilita la vinculación del público con los autores.

Para mí, el Príncipe Azul no existe. Soy de las que cree que el amor tiene que durar lo que tenga que durar y al final caduca como los yogures. Mi misión es escribir el principio de la historia, ¿seguirán juntos después de 25 años? Eso ya no lo sé.

En cuanto a los estereotipos femeninos, Megan tiene muy clara su visión:

¿Sabes? la perfección no existe y como dice un anuncio, si no te gusta como soy ¡no me mires! Las personas, son personas con kilos de más o de menos y es una pena que muchos vean solo ese estereotipo y no vean que tras una persona hay algo más. Yo tampoco soy una modelazo… el que no me quiera ver ¡que no me mire! Cada uno es como es y TODOS nos merecemos ser felices.

La autora ha reconocido que le es difícil escoger  preferidos de entre sus obras o personajes, aunque todas las mujeres de sus novelas llevan algo de ella en su carácter. Como confidencia Megan dio una pista: “Todos me gustan por igual, pero hay un libro donde la protagonista se llama MEGAN ¿por algo será?”.

Su inspiración nace en la música y del silencio, y evita ser considerada una escritora para mujeres.

Cuando escribo un libro principalmente lo que intento es que me guste a mí y si estoy contenta con el resultado, entonces se lo mando a mi editora. No escribo para un perfil de lector. Simplemente escribo para quien me quiera leer.

La autora ha demostrado su talento al conseguir el reconocimiento del mundo editorial, pero para ello ha tocado muchas puertas en su camino.

Fueron casi 14 años en los que nunca pensé en tirar la toalla. Siempre lucho por todo lo que me propongo y conseguir publicar mis novelas no iba a ser diferente”, por ello uno de sus consejos para sus fans es la constancia como ingrediente del éxito personal y profesional.

 


Escribe un comentario