Matt Wagner y su adaptación de una obra de Ray Bradbury

Matt Wagner y su adaptación de una obra de Ray Bradbury.

Matt Wagner y su adaptación de una obra de Ray Bradbury.

En 1993, el creador de Grendel o Mage, Matt Wagner, recibía una oferta que no pudo rechazar: ayudar al legendario Harvey Kurtzman (Little Annie Fanny, MAD Magazine) a adaptar al cómic una historia corta de otra leyenda, esta vez de la literatura de ciencia ficción como fue Ray Bradbury. El resultado, en parte visto con orgullo por el propio Wagner, no fue la experiencia que hubiera imaginado cuando aceptó la invitación. De esta forma, más de veinte años después ha querido destripar un poco el proceso de cómo llegó a ser lo que fue, en una especie de “behind-the-scenes” que se diría en términos cinematográficos. El encargo le vino en el 93 por parte de un editor de Byron Preiss, que le propuso encararse de los acabados de una adaptación de una historia corta (It Burns Me Up) del gran Ray Bradbury. Los diseños y la adaptación principal de la historia eran cosa de Harvey Kurtzman, lo que hizo que Wagner enseguida aceptara.

Pero los resultados fueron al mismo tiempo increíblemente gratificantes y lamentablemente frustrantes. Así lo ha mostrado en un reportaje muy interesante para CBR, donde enseña copias de los diseños originales de Kurtzman, su trabajo de acabado, o el rotulado de Tim Sale, al que él mismo pidió su colaboración. Wagner habla de que fue bastante complicado el trabajar con los primeros diseños que le hicieron llegar de Kutzman, puesto que eran bastante decepcionantes y necesitaban bastante más trabajo que el hacer unos simples acabados. De igual forma, los textos eran casi una transcripción de la historia de Bradbury, dejando un espacio limitado para dibujar en cada viñeta. A través de otros colegas, Wagner se enteró de los graves problemas de salud a los que hacía frente Kurtzman, suficientes como para que su trabajo se viera afectado hasta ese punto. De esa manera, Wagner cogío las riendas del proyecto para honrar el legado de Kurtzman y en vez de optar por hacer la historia con su estilo, lo que hizo fue llevarlo a uno más similar al que había hecho famoso al propio Kurtzman. Todo un detallazo.


Escribe un comentario