Marta Gil, la escultora que se enamoró de Juan Ramón Jiménez

Retrato-de-la-escultora-Marga

Juan Ramón Jiménez, poeta moguereño, vivió durante unos años en Madrid junto a su mujer Zenobia Camprubí Aymar. Allí entabló amistad con innumerables personajes, no sólo de la literatura española, sino de todo el mundo artístico español. Entre estas amistades estaba la de Marta Gil, la escultora que se enamoró de Juan Ramón Jiménez.

¿Quién era Marta Gil?

Marta Gil Roëssert era hija de una acomodada familia y desde muy joven demostró ser una genial escultora y dibujante. Su padre, Julián Gil Clemente era general de ingenieros y su madre Margot Roësset Mosquera, una mujer de gran cultura. Marga, junto a sus hermanos, fue educada en los ambientes más selectos del Madrid de la época.

Marta sólo tardó 8 meses en enamorarse del poeta, y a pesar de que también conocía a Zenobia, mujer de Juan Ramón, no pudo evitar enamorarse de él.

Dejó un diario escrito que pasó a manos de Juan Ramón Jiménez, de ella misma, y después de decirle que no lo leyese hasta que se fuera, la escultora pasó primero por el Parque del Retiro, posteriormente tomó un taxi hasta la casa de unos tíos en Las Rozas y allí se disparó un tiro en la sien.

juan-ramon y zenobia

Según sus propias palabras que dejó escritas en su diario y que han llegado a nosotros a través del libro “Amarga luz” de su sobrina Marga Clark, decidió quitarse la vida en un acto en el que se mezcló el temor a seguir sufriendo, con la nobleza al no querer traicionar y hacer daño a su amiga Zenobia:

…Y es que…

Ya no quiero vivir sin ti…

no…ya no puedo vivir sin ti…

… tú, como sí puedes vivir sin mí…

… debes vivir sin mí…

… Si tú no pudieras vivir sin mi, no sobraría, pero como sobro, lo mejor es irme…

…Y como sin ti…es que ni quiero, ni me importa nada…lo mejor es morirme…

Un triste desenlace para una muchacha de sólo 24 años. Juan Ramón por entonces contaba con 50.


Escribe un comentario