Mark Schultz ilustra la novela Storms at Sea

Mark Schultz ilustra la novela Storms at Sea.

Mark Schultz ilustra la novela Storms at Sea.

Los aficionados que tengan algo de culturilla popular, seguro que reconocen el nombre de Mark Schultz, al menos de oídas. Schultz es un historietista (no confundir con el luchador al que interpreta Channing Tatum en Foxcatcher) de enorme talento que se hizo sobre todo conocido por su trabajo en la serie Xenozoic Tales, allá por la segunda mitad de los ochenta. Fue reeditada por la Marvel con el nombre de Cadillac y Dinosaurios y llegó a tener un arcade que seguro que los de mi generación han catado. El reconocimiento de la crítica ante el trabajo de Schultz queda reflejado en cinco premios Harvey, dos Eisner, un Inkpot, un Spectrum y el legado de su obra que ha traspasado todos estos años. Hace un par de años muchos pudieron hacerse con un ejemplar de su obra en castellano (si no tenía la primera edición de Zona 84, o la segunda de Planeta DeAgostini) con la reedición del material por parte de Aleta Ediciones.

Pero el trabajo de Schultz va más allá de esa colección de aventuras que ha acompañado a su figura. Hace casi una década que lleva trabajando en una serie de novela ilustrada llamada Storms at Sea, y la buena noticia es que parece que ya queda menos para que se haga realidad. Tampoco esperéis un tocho descomunal, porque estamos hablando de una historia de 33 páginas en la que cada una lleva acompañando al texto, una ilustración a lápiz que ocupa toda la página. Sin duda alguna, muchos ven el atractivo de las ilustraciones sin entintar de un maestro como Schultz, más allá de la calidad del texto o el entretenimiento que pueda aportar. Dicha historia es una mezca de géneros (algo habitual en parte de sus obras por otro lado), donde hay un poco de thriller, mucho de pulp, una trama basada en conspiraciones a escala mundial y un mensaje de aviso medioambiental, que es otro tema que el autor suele incluir en sus creaciones. La pregunta es, ¿podremos ver esta obra publicada en nuestro país? La respuesta solo la puede dar el tiempo y grandes dosis de paciencia.


Escribe un comentario