Manual para tejedores de laberintos

sobre-la-escritura-1.jpgsobre-la-escritura-2.jpg 

En los últimos meses, Ediciones y Talleres de Escritura Creativa Fuentetaja ha publicado dos libros que pueden resultar de especial interés para futuros escritores, en particular para aquellos que admiren la obra de Bioy Casares y Borges. Bajo el título Sobre la escritura. Conversaciones en el taller literario se recogen varias conversaciones con estos dos inmortales contadores de historias. Tuvieron lugar en el taller literario de Félix della Paolera durante los años 80.

Son dos libros breves en extensión: 120 páginas el dedicado a Bioy, 155 el de Borges. Los editores respetaron la estructura dialogada de las conversaciones y su estilo coloquial, pero han reagrupado preguntas y respuestas por temas, lo cual a mi modo de ver es un acierto ya que facilita su consulta en posteriores lecturas. Al final de cada libro, se incluye además un índice onomástico de autores citados.

Los temas tratados son muy amplios, y similares en uno y otro libro (con la diferencia de que en el de Borges hay unas páginas dedicadas a la poesía). Ambos escritores departen sobre sus inicios literarios, sus influencias, sus obras favoritas, la génesis de álgunas narraciones… Se relata también alguna anécdota, tanto personal como ajena. Por ejemplo, Borges recuerda cómo, cuando dirigía una pequeña revista de Buenos Aires, publicó el primer cuento de un muchacho llamado Julio Cortázar. Entre otras cosas, Bioy evoca el día en el cual entre él y Borges crearon al apócrifo H. Bustos Domecq, recluídos por el invierno en una casa de campo mientras preparaban un folleto propagandístico sobre yogures. 

Sin embargo, como no podía ser menos en libros de estas carácterísticas, lo que prima son aspectos relacionados con la creación literaria. Desde custiones generales, como el papel de las emociones (siempre el origen de la escritura, afirma Borges) o la originalidad (no se encuentra buscándola, viene a decir Bioy), hasta cuestiones más concretas: por ejemplo, los dos coinciden en señalar que la mejor manera de iniciar un cuento es con una frase larga que envuelva al lector introduciéndolo ya en el mundo del relato; Bioy se muestra de acuerdo con el consejo de Vernon Lee acerca de narrar las escenas de acción con oraciones cortas; Borges resalta la importancia de hallar nombres verosímiles para los personajes…

Se dan bastantes consejos provechosos en estas páginas. Estos dos libros no defraudan las espectativas generadas. Se complementan bien y ambos son igualmente recomendables, pero si tuviese que decantarme por uno lo haría por el dedicado a Bioy Casares. Sobre todo, pensando en aquellas personas a las que les gusta escribir. Bioy proporciona más consejos prácticos, y, muy generoso, explica su esfuerzo por lograr un estilo natural, a la par que confiesa pequeños problemas con los que se ha encontrado en su actividad creativa. 

“¿Qué aconsejaría usted a quienes empiezan a escribir?”, le pregunta a Adolfo Bioy Casares uno de los asistentes al taller. “Que lean mucho, que traten de leer buenos libros, que no sufran en su amor propio por errores cometidos; que se alegren de corregirlos y de aprender”. Difícil encontrar un consejo más sincero y humilde.


Escribe un comentario