Los tristes años 40: Poesía sin alma al servicio del régimen franquista

Foto de Dionisio Ridruejo

Por desgracia, en los años posteriores a la finalización de la guerra civil española, el dictatorial régimen franquista hizo uso de la poesía como instrumento para difundir sus ideas, y adoptó como “poetas oficiales” aquellos que alababan los ideales falangistas o a aquellos que se ponían una venda en los ojos y se evadían de la triste realidad pintando un mundo color de rosas.

Felipe Vivanco fue uno de ellos. Su sentimiento católico lo mantuvo del lado de los vencedores y en su obra habla de su amor por el paisaje rural, sin implicarse para denunciar la miseria de la época. Lo mismo hizo Leopoldo Paneros, que lejos de dar voz al pueblo y poner sobre el papel las injusticias de por entonces se dedicó a hablar de Dios, de la familia y de la naturaleza, como medios para alcanzar la felicidad y vencer al paso del tiempo.

Dionisio Ridruejo fue un paso más allá y pese a haber pertenecido incluso a la División Azul poniendo sus primeros libros al servicio de los ideales falangistas acabó admitiendo en sus escritos la honda decepción por los que antaño fueron sus compañeros ideológicos. Finalmente Luis rosales, de metros clásicos, toma el tiempo como tema principal sin llegar a expresar ningún tipo de disconformidad con la política imperante.

Más información – La División Azul, recordada en la novela “Añoranza de guerra”

Foto – Ilíada Ulises

Fuente – Oxford University Press


Un comentario

  1.   vladimir dostoievsky dijo

    eS TrIsTe q’ A QiEn sE Le dIo eL PoDeR dE La iNtELEcTuALiDaD sE PoNgA A EsCRiBiR O HaBLaR T0NtErIaS InTeLeCtUaLeS…Ha hA Ha hA Ha hA…

Escribe un comentario