Los sueños de Julio Verne

julioverne

Si hubo un escritor soñador (y visionario para su tiempo) en la historia de la literatura ese es sin ningún género de dudas Julio Verne.

Tal vez hoy podamos ofreceros la razón de ese talante soñador del mítico literato.

Todo podría remontarse a cuando, siendo aún un niño de no más de 11 años, el futuro novelista decidió que quería darse a la aventura en ese mismo instante y emprendió un rumbo que le alejaría de casa durante unas horas y para el cual no consultó con sus familiares previamente.

Resulta que el pequeño Verne quería ver mundo y surcar los mares y es por ello que, con toda la inocencia del mundo, logró llegar hasta un barco llamado La Coralie, en el que pidió poder enrolarse como grumete.

Tras enterarse el señor Verne del asunto corrió presto a la embarcación para recuperar a su hijo y llevarlo a casa en donde le echó la pertinente bronca y le hizo prometer algo curioso: que sólo viajaría en sueños.

Julio le hizo caso a su padre y soñó despierto y dormido creando obras que presagiaban hechos que todavía estaban por venir en la historia reciente de la humanidad…

Más información – Anécdotas literarias, entre la ficción y la historia


Un comentario

  1. Hola, gracias por el blog.
    Se dice que Verne era famoso por anticiparse al futuro. En Viaje al Centro de la Tierra me sorprendió que llegara a poner fecha al colapso de una energía fósil “…Así se formaron esas inmensas capas de carbón que un consumo excesivo agotará, sin embargo, en menos de tres siglos, si los pueblos industriales no moderan su ansia de despilfarro.”
    Impresionante novela.

Escribe un comentario