Las cenizas de Gabriel García Márquez ya descansan en el Caribe

Gabriel García Márquez habría cumplido hoy 89 años

Un 17 de abril de 2014 el mundo entero despertó con la mala noticia de la muerte de Gabriel García Márquez, adoptado como Gabo por todos los amantes de la literatura que el Nobel de Literatura colombiano fue sumando desde los inicios de su trayectoria.

Mexico, tierra adoptiva del autor de Cien años de soledad, fue el país en el que el autor sucumbió a la edad de 87 años y donde su familia guardó sus cenizas hasta que hace unos el rumor del regreso de Gabo a las calles del Caribe colombiano se extendió por las calles de Cartagena de Indias.

Finalmente, las cenizas de Gabriel García Márquez descansan en el Caribe por el que una vez pasearon Fermina Daza y Florentino Ariza.

Tarde de domingo amarilla

Aunque la muerte de Gabo aconteciera en Ciudad de México hace poco más de dos años el mundo, y especialmente Colombia, sabían que los restos de su escritor más universal volverían algún día al país latinoamericano, quizás a Aracataca, la versión sobria del Macondo de Cien años de soledad, o a Cartagena de Indias, la colorida ciudad del Caribe colombiano que inspiraron la vida y obra de Gabriel García Márquez.

Finalmente, tal y como aseguraban los rumores, las cenizas de Gabo fueron depositadas a las 5 de la tarde del domingo en el Claustro de la Merced, área diseñada para la ocasión en la Universidad de Cartagena, en el centro histórico de la ciudad.

A la ceremonia asistieron más de 400 personas, entre ellas la mujer del premio Nobel, Mercedes Barcha, sus dos hijos Gonzalo y Rodrigo, y su nieto Mateo, quien leyó un extracto de la biografía de su abuelo, Vivir para contarla, entre rosas y mariposas amarillas que evocaban la fantasía de Cien años de soledad.

Como telón, la canción de vallenato “Mercedes” del artista Adolfo Pacheco fue interpretada en honor a las parrandas familiares que amenizó durante la vida del escritor. Una cita en la que, tal y como afirmó Juan Gossain, periodista amigo de la familia, “No hemos venido a despedirlo. No es un homenaje a la muerte, es un homenaje a la vida”.

Cartagena-de-Indias

La ciudad de Cartagena de Indias, una de las mas bellas de toda Latinoamérica, fue siempre una de las más queridas por Gabo, quien en 1948 y llegado desde las profundiades de Colombia se unió al periódico El Universal, para el que comenzó trabajando como reportero.

Años después, aprovechando la posesión de una de sus residencias en Cartagena, Gabo se inspiraría en esta misma ciudad, su muralla, fachadas de colores y balcones floridos para tejer la novela El amor en los tiempos del cólera, una de sus obras más populares y ambientada en una ciudad del Caribe colombiano que, sin duda, se trataba de la misma que ayer despidió para siempre al autor más querido de Latinoamerica dejando una estela de mariposas amarillas y quizás un cierto aroma a almendras amargas.

Finalmente, los restos de Gabriel García Márquez reposan en la ciudad de Cartagena de Indias tras dos años custodiados por su familia en la biblioteca familiar de Ciudad de México.

 


2 comentarios

  1.   Antonio Julio Rosselló. dijo

    Me gustó mucho este atículo. Gabo ha sido siempre y lo será mientras viva, uno de ,mis escritores.preferidos.

  2.   Alberto Díaz dijo

    Hola, Alberto.
    Me pregunto por qué tardarían tanto, dos años, en llevar sus restos a Cartagena. Me sorprende.
    Un saludo literario desde Asturias.

Escribe un comentario