Los obreros que inspiraron a Isabel Allende

Isabel Allende

Ya hemos hablando en otras ocasiones del método de escritura de Isabel Allende, a la que le gusta encerrarse en su despacho, pero a veces las cosas cambian y uno acaba creando literatura en colaboración con las primeras personas que se cruzan en sus caminos.

Esto es lo que le pasó una vez a la escritora que acabó componiendo una escena de amor de manera conjunta con unos obreros y con sus familiares sin salir de su propia casa:

“Cuando estaba escribiendo “El plan infinito” tenía que describir una escena de amor importante. Ese día no trabajaba en mi despacho, escribía en una habitación, aquí en mi casa. Mientras tanto unos obreros estaban colocando los muebles de la cocina y renovando la decoración. Se oían los martillazo de los que trabajaban. Mi marido cocinaba y también estaban mis hijos, los nietos chillaban. Parecía una casa de locos y yo trataba de escribir. Me había puesto tapones de cera en los oídos para concentrarme pero no lo conseguía. Entonces salí al cuarto y dije: <<¿A alguno se le ocurre algo para una escena de amor?>>, y todos decían algo; el hombre que estaba poniendo la cocina dijo <<El olor, el olor es muy importante>>, otros dijeron se tocan aquí, se besan allá, jadean, sudan, Entonces yo volvía allí y describía lo que decían, y así es como salió la escena”.

Más información – Delibes y lo que es trabajar

Foto – Falen Azul

Fuente – Escribir es un tic (Francesco Piccolo)


Escribe un comentario