Los nombres en Dragon Ball: nada es casualidad

No vamos a hablar hoy de Dragon Ball, sino de algunos de los nombres de los personajes, que de japoneses tenían más bien poco. Su creador, Akira Toriyama, ya había hecho algo parecido en su anterior obra larga, Dr. Slump, donde muchos personajes tenían, por ejemplo, nombres de comida. En Dragon Ball recuperó la idea y le añadió otros campos semánticos.

Arroz blanco o... el hijo de Goku

Esto que vemos es arroz blanco, o como se dice en japonés… gohan. De ahí salió el nombre del primogénito de Goku y Chichi, que a su vez era un homenaje al fallecido abuelo adoptivo del protagonista. El caso de Son Goku es especial, pues su nombre es la transcripción japonesa del nombre del protagonista de la leyenda china del Rey Mono, que se llamaba Sun Wukong. Además, el “ku” de “Goku” significa “cielo”, igual que el “ten” de “Goten”, su segundo hijo.

Su señora y madre de sus dos hijos tiene el nombre japonés para… ejem… pezón. No muy alejada está la familia de Bulma. Su nombre es el de los típicos pantaloncillos de gimnasia de las chicas japonesas, y en su familia están su padre el doctor Brief (calzoncillos), su hijo Trunks (bañador) y su hija Bra (sujetador).

Volvemos a la comida con los saiyanos, cuyo nombre como raza se refiere a las verduras (“yasai” en japonés): tenemos a Vegeta (sobran las explicaciones), Nappa (nabo), Radish (rábano) o el auténtico de Goku, Kakarotto, que es una obvia referencia a la palabra anglosajona para las zanahorias.

Para acabar (aunque nos dejamos unos cuantos en el tintero), ¿quién no ha probado o ha oído hablar de los tés chinos Pu Erh y Oolong? Por no mencionar a las fuerzas especiales de Freezer, que tenían nombres de derivados de la leche.


Escribe un comentario