10 microrrelatos para amantes de la literatura breve

Los micro cuentos de Juan José Millás vuelan

Microrrelatos: pocas palabras para grandes historias.

Los tiempos de Internet han permitido que la literatura breve o micro haya adquirido una mayor importancia entre esos lectores acelerados para quienes retener un argumento de una sola línea no sólo supone un estímulo curioso, sino también la oportunidad de crear su propia versión de esa historia oculta “entre líneas” o, en este caso, palabras.

Así es el microrrelato, un género narrativo quizás algo infravalorado por las masas que abarca una larga historia cimentada por autores como Cortázar o Augusto Monterroso, éste último piedra angular del género gracias a su micro El dinosaurio, uno de los considerados como mejores microrrelatos de la historia.

¿Me acompañáis en este breve (y a la vez profundo) viaje literario a través de los siguientes 10 microrrelatos para amantes de lo breve?

 

El Dinosaurio

El dinosaurio, de Augusto Monterroso

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Calidad y Cantidad , de Alejandro Jodorowsky

No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga

Un sueño, de Jorge Luis Borges

En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de maderas y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mi escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular…El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.

Amor 77, de Julio Cortázar

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

La carta, de Luis Mateo Díez

Todas las mañanas llego a la oficina, me siento, enciendo la lámpara, abro el portafolios y, antes de comenzar la tarea diaria, escribo una línea en la larga carta donde, desde hace catorce años, explico minuciosamente las razones de mi suicidio.

Toque de queda, de Omar Lara

—Quédate, le dije.

    Y la toqué.

MARCA-AGUA-SZ-POSTS-1_editado-1

Cubo y pala, de Carmela Greciet

Con los soles de finales de marzo mamá se animó a bajar de los altillos las maletas con ropa de verano. Sacó camisetas, gorras, shorts, sandalias…, y aferrado a su cubo y su pala, también sacó a mi hermano pequeño, Jaime, que se nos había olvidado.

Llovió todo abril y todo mayo.

Fantasma, de Patricia Esteban Erlés

El hombre que amé se ha convertido en fantasma. Me gusta ponerle mucho suavizante, plancharlo al vapor y usarlo como sábana bajera las noches que tengo una cita prometedora.

La dicha de vivir, de Leopoldo Lugones

Poco antes de la oración del huerto, un hombre tristísimo que había ido a ver a Jesús conversaba con Felipe, mientras concluía de orar el Maestro.

–Yo soy el resucitado de Naim –dijo el hombre–. Antes de mi muerte, me regocijaba con el vino, holgaba con las mujeres, festejaba con mis amigos, prodigaba joyas y me recreaba en la música. Hijo único, la fortuna de mi madre viuda era mía tan solo. Ahora nada de eso puedo; mi vida es un páramo. ¿A qué debo atribuirlo?

–Es que cuando el Maestro resucita a alguno, asume todos sus pecados -respondió el Apóstol-. Es como si aquél volviera a nacer en la pureza del párvulo…

–Así lo creía y por eso vengo.

–¿Qué podrías pedirle, habiéndote devuelto la vida?

–Que me devuelva mis pecados –suspiró el hombre.

Aprovecho la última posición para compartiros uno de mis primeros microrrelatso, ya que a pesar de ser asiduo a lo breve, sus cuentos y relatos a la hora de escribir aún no me había puesto con este género. Espero que os guste:

Estos 10 microrrelatos para amantes de la literatura breve sirven de base para  esas historias ocultas de formas subliminal en esta versión mas reducida, pero no por ello menor, de la literatura.

¿Cuál de estos micro te gustó más?


Categorías

Literatura

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

17 comentarios

  1.   Alberto Díaz dijo

    Hola, Alberto.

    Gracias por este artículo porque yo soy fan de los microrrelatos. De hecho, gracias a un taller de escritura creativa al que empecé a ir en 2004 o 2005 y que seguí varios años comencé a escribirlos y hasta hoy.

    Respecto al que más me gusta, tengo dudas entre varios. Si he elegir, me quedo con “La carta”, de Luis Mateo Díez.

    Un abrazo desde Oviedo y buen fin de semana.

    1.    Alberto Piernas dijo

      Como siempre, gracias por opinar Alberto. Abrazos desde Alicante.

  2.   Antonio Julio Rosselló. dijo

    Una vez más me deleito con lo que escribes.

    1.    Alberto Piernas dijo

      Jejejeje, se hace lo que se puede 😉 Gracias Antonio! Abrazos.

  3. Hola, Alberto. Los microcuentos llevan la idea sintética de lo que podría ser un cuento largo. Deseaba saber si no hay reglas para escribirlo, por ejemplo, extensión, aunque me parece que no, pues veo de diferentes extensiones. Me gusta esta modalidad de escritura, voy a practicarla.

    El microcuento que más me gusta es: Amor 77, de Julio Cortázar.
    Cordialmente
    Carmen M. Jiménez

  4.   Alberto Piernas dijo

    Hola Carmen.

    El microcuento es, como dices, una versión sintética del cuento, que a su vez tiene unas reglas algo diferentes. El microrrelato se caracteriza por la extensión breve (no hay límites pero no debería superar un párrafo) y los “silencios” de esa historia condensada.

    Aunque en tu caso creo que practicar cualquier tipo de escritura será bueno, si te sale microrrelato genial y si se trata de cuento lo mismo.

    Respecto a pasos para escribir un cuento te dejo este artículo publicado hace unos meses por si te sirve de ayuda:

    http://www.actualidadliteratura.com/4-consejos-para-escribir-tu-primer-cuento/

    Un saludo.

  5.   José Antonio Ramírez de León dijo

    El relato de Patricia Esteban Eriés es una variación del espléndido relato del escritor mexicano Juan José Arreola, “La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones”

    1.    Alberto Díaz dijo

      Hola, José Antonio.
      No sabía que el microcuento de Patricia Esteban Erlés es una versión. Me suena Juan José Arreola y no conocía su microrrelato. Tienes razón, está muy bien. Gracias por compartirlo.
      Un saludo literario desde Oviedo.

  6.   Cristina Sacristán dijo

    Hola Alberto. Interesante publicación la que has hecho.

    El de Monterroso es quizá el más conocido y usado como ejemplo de cómo se construye un microrrelato, pero en tu selección yo me quedo con La Carta de Luis Mateo Díaz, me parece genial. Y en segundo lugar me gusta también mucho Calidad y Cantidad, de Alejandro Jodorowsky.

    Besos desde Madrid

    1.    Alberto Díaz dijo

      Hola, Cristina.
      Coincides conmigo, aunque yo me quedaría con varios (cinco o seis) de los textos. Y el de Monterroso es, sin dudarlo, el más famoso. También para mí el de Jodorowsky es muy bueno.
      Un saludo literario desde Oviedo.

  7.   El Graffo dijo

    “Vendo zapatos de bebé, sin usar” – Ernest Hemingway

    1.    Alberto Díaz dijo

      Hola, El Graffo.
      Ya había leído hace mucho, no recuerdo dónde, ese microrrelato de Hemingway. Seguro que mucha gente se sorprendería al saber que el amigo Ernest lo escribió (todo el mundo lo asocia con la novela).
      Me parece un microcuento buenísimo con una carga de profundidad tremenda. Está claro lo que hay más allá de esa línea.
      Un saludo.

  8.   Matías Muñoz Carreño dijo

    Seguro quisiste escribir Jorge Luis Borges, pero el autocorrector.

  9. Estimado Alberto. Estuve leyendo los cuentos recomendados, y me detuve en dos; El Sur de Borges y La noche boca arriba, de Cortázar. La noche boca arriba, de Cortázar, ‘no me dejó indiferente’, es contada con sencillez y asimismo con profundidad. Qué dominio el de Cortázar. Después de leerlo, interpreté que es una lucha por la vida ad portas de la muerte con l atisbos de consciencia. El motociclista por momentos advertía la realidad. Pero el sumirse en una experiencia de vida desconocida, relacionada con un pasado lejano, nos hace pensar que el motociclista tuviera conocimientos sobre culturas mesoamericanas, o que tuviera una experiencia onírica clarividente sobre el ofrecimiento que los aztecas hacían a sus dioses sacrificando un prisionero en el Templo Mayor. Ese prisionero es él, el motociclista que se aferra a la vida, luchando contra el yugo opresor de la muerte. Ese viaje por el túnel y luego bajo las estrellas y la inminencia de la muerte, que será causada con un cuchillo de piedra o de obsidiana, nos estremece. Podríamos pensar que este ciudadano fuera un emigrado espiritual. Según Cortázar, aunque sea un pasado lejano y seamos diferentes a los de ese pasado, puede ser “ese espejo en el que mirarnos la cara”. Es una metáfora de ese sincretismo cultural que somos, es así que nos reflejamos en un espejo.
    Cordialmente
    Carmen

    1.    Alberto Piernas dijo

      La Noche Boca Arriba es genial 🙂 Me alegro que te gustaran las recomendaciones Carmen. Un saludo.

  10. Corrección.
    Es una metáfora de ese sincretismo cultural que somos, es así que nos reflejamos en su espejo.
    Gracias

  11.   Debora Lee dijo

    Que lindo leer entre lineas e imaginar la pluma de quien escribio.
    Gracias por compartir

Escribe un comentario