Los animales más famosos de la literatura

Baloo

Baloo, uno de los animales más queridos de la literatura.

Más allá de las fábulas en las que los perros, cerditos y zorros se convierten en protagonistas absolutos y en mejores metáforas de ciertas lecciones morales, el reino animal también ocupa un importante papel en la literatura universal, ya sea como acompañantes a esos protagonistas de carne y hueso, como espejo para retratar las ideas de un autor, o como una metáfora en sí misma.

Estos animales más famosos de la literatura ya forman parte de nuestra vida, del mundo de las letras y de, quizás, esas muchas historias que aún te faltan por leer.

Moby Dick

Moby Dick - Frontal

El cachalote albino que sorprendiera a la tripulación de la novela de Herman Melville publicada en 1851 tomaba inspiración, a su vez, del enorme Mocha Dick que merodeaba por la costa chilena y sorprendió a la tripulación del ballenero Essex en 1820.

Rocinante

Don Quijote

El caballo más famoso de la literatura, o al menos de la nuestra, es Rocinante, caballo del ilustre hidalgo Don Quijote sobre cuya montura embistió a los molinos de la Mancha y recorrió las tierras españolas. Bautizado con tal nombre por su carácter “alto, sonoro y significativo”, Rocinante es uno de los animales más carismáticos del mundo de las letras.

Platero

Juan Ramon Platero

Si Rocinante es el caballo más popular, Platero es el burro más influyente de nuestras letras. El mejor aliado de Juan Ramón Jiménez durante su regreso al pueblo de Moguer, en Huelva, este burrito al que el autor mostraba el moridero, el Rocío, el vergel o la calle de la Ribera de su pueblo natal se convertía en el principal vehículo para expresar la visión y reflexiones del escritor.

Baloo

A pocos días del estreno de la nueva adaptación de El Libro de la Selva rescatamos a uno de sus personajes más entrañables: Baloo, el oso perezoso que cantaba aquello de “Lo más vital” en la cinta de Disney pero que en la obra original de Rudyard Kipling El Libro de la Selva era un aliado más tranquilo y disciplinario.

Kala

La madre adoptiva de aquel niño perdido en la selva se convirtió en uno de los personajes más queridos de la saga de Tarzán de los monos iniciada por Edgard Rice Burroughs en 1914. Este personaje, perteneciente a la raza simia ficticia bautizada como mangani (un cruce entre chimpancé y gorila) tuvo su particular versión en la famosa cinta de Disney estrenada en 1999.

Winnie the Pooh

El personaje cuyo primer cuento sería publicado por Alan Alexander Milne fue descubierto por el hijo de éste, Christopher (¿os suena?), quien visitó a un osito del zoo de Londres entregado por el teniente Harry Colebourn tras encontrarlo en Ontario. Adaptado posteriormente por Disney, Winnie the Pooh representa la quinta esencia del compañero de infancia de casi cualquier niño nacido en el siglo XX.

El zorro

el-principito-le-petit-prince-18

Cuando aquel niño rubio llamado El Principito llegó a la Tierra se topó con un zorro que cazaba gallinas y se aburría un poco. Para el animal, ser domesticado era el mejor modo de pasar a ser de un animal entre otros tantos en uno más especial. Uno de los animales más metafóricos de la literatura se convirtió, a su vez, en uno de los personajes más queridos del cuento de Antoine de Saint-Exupéry.

Napoleón

Descrito en Rebelión en la granja por George Orwell como “un verraco grande de aspecto feroz, el único cerdo de raza Berkshire en la granja y con fama de salirse siempre con la suya“, el cerdo que simbolizaba la presencia de Stalin en una granja de animales subordinados se convertía no sólo en uno de los grandes villanos de la literatura sino en una de las metáforas más acertadas de la literatura del siglo XX. En Francia, a partir de entonces, ningún cerdo volvería a llamarse Napoleón.

Aslan

El majestuoso león que crease el mundo de Narnia era una entidad creadora, sabia y parlante en ese mundo de nieve al que C.S. Lewis dio vida en 1950 convirtiendo la saga de Las crónicas de Narnia en todo un referente de la literatura fantástica y juvenil.

Juan Salvador

Juan Salv

La gaviota más famosa de la literatura inspiró la novela corta de Juan Salvador Gaviota publicada por Richard Bach en 1970 y convertida en una deliciosa fábula de aprendizaje para las nuevas generaciones. La historia, centrada en el proceso de autosuperación de una gaviota que conseguía unificar el placer del viaje con el órden establecido, evocaba toda una oda a la libertad y la expresión de cada uno de nosotros.

Salomón

El elefante asiático en torno al cual gira la novela de José Saramago “El viaje del elefante” fue un regalo al archiduque Maximiliano de Austria en el siglo XVI. La novela narra el periplo de este elefante por media Europa como una burla a las flaquezas de la realeza y los sentimientos de un ser vivo independientemente de su intelecto, raza o condición social.

Richard Parker

Vida de Pi

El co-protagonista de Vida de Pi, de Yann Martel, era un tigre de Bengala erróneamente bautizado con el nombre del cazador que lo capturó. La bestia compartió a lo largo de las páginas de la novela una travesía en bote con el hijo de su cuidador ahogado, el pequeño niño indio Pi. A lo largo de las páginas de esta obra de magia y supervivencia asistimos a la personalidad de un tigre domado por la necesidad del protagonista de salir adelante, si bien al final se convertía en algo más que un simple compañero de viaje.

Estos 12 animales más famosos de la literatura fueron más que simples criaturas secundarias de una trama. Se convirtieron en personajes con peso, en metáforas de grandes personalidades y en el mejor vehículo para manifestar las muchas reflexiones del ser humano a través de la visión de un autor.

¿Cuál es tu animal favorito de la literatura?


Categorías

Literatura

Alberto Piernas

Amante de la literatura exótica (Arundhati Roy, Thiong'o, Gabo) y escritor de viajes y literatura. Como autor de ficción he publicado Cuentos de... Ver perfil ›

Escribe un comentario