Lo que no nos llegó: Kyojin no Hoshi

El manga del que hablaremos hoy es una leyenda de la historia del cómic japonés, uno de los precursores del género spokon (tenacidad deportiva) y el manga de béisbol por excelencia, aunque en tiempos más modernos haya sido el maestro Mitsuru Adachi con obras como Touch (Bateadores) y H2 el que ha mostrado más que nadie su amor por el deporte rey japonés. Hoy el protagonista es Kyojin no Hoshi, de Ikki Kajiwara (guión) y Noboru Kawasaki (dibujo).

Publicado de forma serializada en la revista Shônen Magazine entre 1966 y 1971, alcanzó los 19 volúmenes recopilatorios y tuvo tres series animadas: la primera, la clásica, de 182 episodios entre 1968 y 1971 (que sí llegó a Italia pero no a nosotros); la segunda, Shin Kyojin no Hoshi, de 52 capítulos entre 1977 y 1978; y la tercera, Shin Kyojin no Hoshi II, de sólo 23, en 1979.  Además, fue objeto de varias adaptaciones a largometraje y un OVA de 13 episodios en 2002.

Kyojin no Hoshi (traducible como La estrella de los Giants) es la historia de Hyûma Hoshi, un chico que quiere convertirse en estrella del béisbol como casi lo fue su padre, que tuvo que retirarse por culpa de las heridas sufridas en la II Guerra Mundial. Hyûma acabará entrando en los Yomiuri Giants, el equipo real más conocido del béisbol japonés, después de superar muchas dificultades, que superará con esfuerzo e imaginación (sí, las exageraciones de Captain Tsubasa no son nada comparadas con lo que se vio aquí).

La primera de las dificultades es su propio padre, obesionado con que su hijo consiga lo que él no consiguió hasta el punto de obligarlo a someterse a un duro entrenamiento que incluye el uso de una “chaqueta metálica” para reforzar sus brazos y que completa su talento natural. Antes de llegar a los Giants, sin embargo, deberá llevar a su instituto al Kôshien, las finales nacionales del torneo de béisbol entre institutos donde los grandes equipos se fijan para fichar a sus futuras estrellas.


Escribe un comentario