Lo nuevo de Harper Lee bate récords de ventas en su primer día

Casi todos tenemos en la memoria las noticias sobre los best sellers de las últimas dos décadas: las colas para comprar los libros de Harry Potter, las escandalosas cifras de ventas de Dan Brown o la invasión de las librerías en busca de lo último de E. L. James.

Estos tres hitos de la literatura superventas tocaban temas proclives a convertirse en fenómenos sociales: literatura infantil con magia, villanos y héroes; conspiraciones e historia alternativa; y finalmente sexualidad y fantasías eróticas. El superventas del que vengo a hablar hoy no toca ninguno de estos tres temas.

Ven y pon un centinela, de Harper Lee, es noticia por muchas cosas: por la expectación creada tras más de cincuenta años de espera, por las controversias sobre la aparición de este manuscrito en un cajón y porque en su primer día a la venta a batido todos los récords en países como Estados Unidos y Reino Unido, país este último en el que en el primer día se vendieron 150.000 ejemplares.

Harper Lee

Que en Estados Unidos se haya llevado por delante los buenos datos de venta de Dan Brown o E. L. James era algo que se podía esperar. Ven y pon un centinela es la continuación de Matar a un ruiseñor, novela que fue llevada al cine y que es todo un clásico de la literatura norteamericana que aborda el tema de la segregación racial y el racismo, por desgracia aún en boga en Estados Unidos.

Los americanos han crecido con ese libro y era de esperar que corrieran a las librerías para conocer qué es de la vida de Jean Louise Finch (Scout), la niña protagonista que narraba los hechos de Matar a un ruiseñor. Ahora vemos a una Finch que tiene 26 años y regresa a Alabama desde Nueva York para visitar a su padre, debilitado por la artritis.

Una gran noticia que una novela como esta sea un fenómeno literario y cope titulares en la prensa. Sin menospreciar a los autores mencionados en este post… ¿también se va a cuestionar en esta ocasión la calidad literaria de este best seller?


Escribe un comentario