Lo mejor de la navidad: tiempo para leer

Leyendo junto a la chimenea

Pese a que como veréis dedicaré algún post a la presencia de la literatura en la navidad y a la recomendación de los libros como regalo perfecto para estas fiestas, mi espíritu navideño es más bien escaso, sabedor como soy de que es más bien una época de consumo e hipocresía que de buenos sentimientos reales entre la gran mayoría de las personas.

Es por ello que suelo acoger su llegada con bastante frialdad (a la par que frío, que para algo soy gallego…). 

Sin embargo hay algo que me llena enormemente de esta época del año: hay vacaciones y festivos y por tanto… tiempo para leer.

Lo malo es que los compromisos y las compras le privan a uno de gran parte de ese tiempo: mucha gente que ver que solo está aquí durante esos días en todo el año, muchas cenas familiares y de antiguos alumnos o de compañeros de trabajo, muchas tiendas que visitar… mientras que en casa espera el calor del hogar con una manta y un buen libro. Lo vislumbras en tu mente pero lo intuyes inalcanzable. Todo esto puede llegar a ser una tortura.

Suele suceder entonces que acaba llegando el día 7 de enero y al fin te dejan a solas con un libro y entonces por fin disfrutas de ese tiempo que había en navidad para leer y que has acabado encontrando una vez que pasaron las vacaciones

Más información – Libros

Foto – Fáviles


Categorías

Libros

Diego Calatayud

Licenciado en Filolgía Hispánica. Actualmente trabaja como director de LaZamarra.com, columnista en Masliga.com y redactor en... Ver perfil ›

Escribe un comentario