Literatura en pequeñas dosis, un éxito de Chipotle

Literatura en pequeñas dosis, un éxito de ChipotleCada cierto tiempo se puede ver en las noticias de la televisión o en los periódicos que el indice de personas que leen cada vez es menor, sin tener en cuenta que los jóvenes y la lectura son términos incompatibles, por lo menos para muchos periodistas y docentes, sin embargo, ante una sociedad que cada vez lee menos, yo digo que estamos ante una de las sociedades más lectoras de todos los tiempos.

Si, no se leen grandes obras como la Biblia o los Pilares de la Tierra pero se lee, se lee bastante y lo último es ofrecer literatura en pequeñas dosis. No hace muchos años, antes de que comenzase la crisis, cundió la moda de los periódicos gratuitos, pequeños periódicos que se repartían de manera gratuita.

Desde luego este éxito marcó un antes y un después y a esto le siguió muestras de las grandes obras o resúmenes, es decir, dar literatura en pequeñas dosis para atraer más lectores. Actualmente gracias a los medios digitales, muchos autores suelen ofrecer los primeros capítulos de su obra para que el lector lo lea y decida. Esta práctica que parece una locura, está ya muy consolidada y es casi una tarea obligada para muchos autores.

Chipotle ofrece literatura en pequeñas dosis a través de sus vasos y bolsas

Lo último en ofrecer literatura en pequeñas dosis viene de la mano de la cadena de restaurantes mexicanos, Chipotle, una cadena de comida que está impulsando el mundo de las letras, aunque ellos buscan impulsar el mundo de las letras mexicanas.

Así Chipotle ofrece en sus vasos y en sus bolsas literatura en pequeñas dosis a través de lo que habitualmente era espacios publicitarios. Así mientras estamos tomando un café podremos leer fragmentos de Paulo Coelho o Neil Gaiman. Actualmente está teniendo mucho éxito entre los clientes de Chipotle pero algo que aún no consigue la empresa mexicana es que sean autores mexicanos los que escriban esos textos.

Todos estos ejemplos han tenido mucho éxito, tal que demuestran que la sociedad en la que vivimos es una sociedad lectores y ávida de literatura, pero claro está, no exactamente de esa literatura encuadernada en edición de lujo con la que pasamos las tardes de domingo leyendo. Los tiempos cambian y las maneras y lugares de lectura también ¿por qué no?

Imagen – Planeta de libros de México


Un comentario

  1.   Manuela Ramirez dijo

    A mi parecer la gente sigue leyendo y de todas las edades. En los omnibus y todo medio de transporte se puede observar mucha gente leyendo y que tienen la habilidad de saber donde exactamente tiene que ya que bajarse. Suando ustedes piensan que ya no se lee el Libro de los Libros, refiriendome a la Biblia. Sera porque no se compra tanto, pero cada familia tiene la Santa Biblia en casa y a veces varias. Solamente este comentario. Muchas gracias por sus mensajes de Literatura, me ayudan mucho.

Escribe un comentario