Libros para estas fechas: ‘La lotería’ de Patricia Wood

Lotería de Navidad
En España, asumámoslo sin complejos, la lotería de Navidad marca nuestro período navideño. El estreno del anuncio del Gordo es uno de los momentos del año que anuncia la llegada de estas fiestas y el sorteo que se celebra el día 22 ya está bañado en moscatel, anís y va acompañado de villancicos.

Hacer regalos el día de Navidad es una costumbre que se está imponiendo en nuestro país y uno de los presentes más comunes son los libros. Hoy voy a hablaros de una novela cuya historia tiene en la lotería un punto de inflexión, una historia muy apropiada para estas fechas.

La búsqueda que he hecho no es muy exhaustiva, pero tan sólo me ha arrojado un resultado: La lotería, de Patricia Wood. Reconozco que conocí este libro el otro día gracias a una mención que hicieron de él en Los Simpsons.

En España fue editado por Viamagna Ediciones en 2008 y cuenta la historia de Perry, un hombre cuyo cociente intelectual es de 76 pero que no es ningún idiota. Su abuela le enseñó todo lo que necesitaba saber para sobrevivir: cómo tomar nota de las cosas para no olvidarlas, jugar a la lotería todas las semanas, y lo más importante, le enseñó en quién confiar.

Cuando la abuela muere, Perry queda huérfano y desamparado a la edad de 32 años. Más tarde, su billete semanal de la Lotería del Estado de Washington gana doce millones de dólares e inmediatamente descubre que tiene muchos familiares, tantos que no sabe qué hacer con ellos.

Una novela alegre, conmovedora y sabia acerca de un hombre desamparado y muy rico que demuestra a todo el mundo lo poco que significa su cociente intelectual respecto a su inteligencia real. Una obra repleta de personajes, tanto crueles como heroicos.

La lotería nos ilusiona a todos. Yo diría que nos convierte un poco en escritores pensando en qué pasaría si nos tocara, cómo sería nuestras vidas con ese golpe de suerte que nos traería el dinero para hacer ese viaje, comprarnos esa casa, hacer esos estudios… en definitiva, hacer o tener ese algo trascendente que cambie nuestra pequeña historia.

La historia de Perry podría ser la historia de cualquiera de nosotros.


Escribe un comentario