Leonardo Padura habla de Cuba y de su literatura

Leonardo Padura

Hoy encontramos un interesante artículo en el diario El Mundo en el que el escritor cubano Leonardo Padura habla sobre la literatura cubana y sobre la situación actual del país caribeño.

Lo primero que nos dice es sorprendente y gira en torno a la escasa calidad de algunas de las obras propagandísticas del régimen castrista: 

“Cuando escribí ‘Pasado perfecto’, mi primera novela policíaca, tenía una obsesión: que fuera muy cubana pero que no se pareciera en nada a las novelas policíacas cubanas. Lo que había hasta entonces no es que fuera literatura comprometida con la Revolución; es que estaba comprometida con el Ministerio de Interior. Pura propaganda. En una novela, el asesino entraba en la escena del crimen y se quitaba los zapatos para no dejar huellas. Luego, el escritor se olvidaba de lo que había escrito y ponía que el policía descubría las huellas y atrapaba al asesino. Está claro que el asesino era más inteligente que el escritor. Eran tan malas esas novelas que hasta tenían gracia”.

También afirma no saber muy bien qué ocurrirá en el país en los próximos años:

“La vida en Cuba es complicada porque todo es complicado allí. Para cada solución tenemos un problema. Estás decidido a escribir todos los días, pero por la mañana se rompe un grifo y ya estás jodido, da igual que tengas dinero. Luego, por mi trabajo, tengo una actividad intensa de entrevistas que puede ser más o menos complicada. Quisiera ser Paul Auster, que siempre le preguntan de literatura, cine y béisbol, que son las tres cosas que más me gustan en la vida. Pero no, me preguntan qué va a pasar en Cuba, como si yo lo supiera. Si lo supiera ya sería millonario”.

Finalmente hizo hincapié en la dificultad de ser intelectual en Cuba debido a que “en mi país todo está politizado, cada cosa que hagas se relaciona con la política, quieras o no. Y si eres intelectual, tienes que expresar esa relación en cada cosa que dices”.

Más información – Escritores en la web

Foto – El Mundo

Fuente – El Mundo

 


Escribe un comentario