Las licencias manga de Norma Editorial para 2013

El XVIII Salón del Manga de Barcelona terminó ayer con unas cifras (112.000 visitantes) que superan clarísimamente las de cuando se celebraba en la Farga de L’Hospitalet y lo sitúan en el quinto puesto entre los salones del cómic en general en Occidente, y en el segundo en cuanto a manga, solo por detrás de la Japan Expo de París. Impresionante, y todos los que asistimos tenemos aún resaca salonera, pero todavía hay información por dar y empezaremos con las licencias que anunció Norma Editorial para el año que viene.

Cuando una obra funciona es normal que las editoriales apuesten por ella y por productos relacionados con la misma, y es lo que ocurre con los libros de ilustraciones (ahora llamados “artbook” por los más modernillos) Soul Eater: Soul Art, de Atsushi Ohkubo, y Fantasia, de Hiro Mashima. Hablando de libros de ilustraciones, la editoral confirma que seguramente llegarán los nuevos que Kodansha ha anunciado para Sailor Moon, pero no es algo que esté fechado para el año que viene, así que puede que llegue en 2013 y puede que no.

Pero claro, lo que más nos gusta en las presentaciones de nuevas licencias son… las nuevas licencias en sí, que en este caso son los mangas, los cómics. El más destacado de todos fue sin duda I am a hero, un manga de tema zombi de Kengo Hanazawa que está teniendo un gran éxito en Japón y que el público español estaba esperando.

Otro que se llevó aplausos fue Blood Lad, que entra en la línea de shônens punteros por los que está apostando la editorial aparte del buen seinen, pero no son estos dos los únicos públicos a los que se dirige Norma, sino que también habrá cosas para otros gustos como Thermae Romae y Bride’s Story (Otoyomegatari en japonés, una premiada obra de Kaoru Mori, autora de la cancelada Emma), el volumen de historias cortas de Kazue Katô (Blue Exorcist) llamado Time Killers y la arriesgada Hyakushô Kizoku, obra de Hiromu Arakawa (Fullmetal Alchemist y Silver Spoon) que vuelve a tener relación con el mundo de la ganadería pero en esta ocasión siendo la autora, que suele dibujarse como una vaca, la protagonista de una serie de divagaciones que dan pie a las historias de este título.


Escribe un comentario