Las Cuatro Estaciones de Manuela

manuela_1 manuela_2 manuela_3

Manuela Sáenz fue el último gran amor del Libertador, Don Simón Bolivar. Lo acompañó durante sus últimos ocho años, donde la realidad política que lo mantenía al vilo, y lo aquejaba inclusive, había sido lo suficientemente dura como para terminar matándolo de tuberculosis. Manuela siempre lo ayudó. Manuela siempre lo amó. Con un caracter intempertivo, eufórico, calculador aunque inconciente en muchos casos, Manuela se entregaba a su amor y a su odio, sin limitar de ningún modo a su emoción. Y siempre le fue fiel al Libertador, aún después de su muerte.

Las cuatro estaciones de Manuela” es un libro de Victor Von Hagen, que recorre, justamente, las cuatro estaciones de “La Sáenz”, y las peripecias ocurridas durante su romance con el Libertador. Repasando los más significativos momentos de la Revolución libertadora de América Latina, nos adentramos en el mundo de personajes tan míticos como los que fueron nuestros propios fundadores.

Una obra que acabo de leer, y que recomiendo enteramente. El autor es antropólogo y etnólogo, y se destacó también en trabajos como “El mundo de los Mayas“, o “El imperio de los Incas“. Pero, en lo personal, creo que ha desnudado, con éste libro, la verdad de una mujer que hizo historia. Siendo que suelen dejarse pasar las obras de grandes mujeres, por ésta cosa de que “la historia la cuentan los vencedores y los machistas”.

Manuela Sáenz fue mucho, Manuela fue “la Libertadora del Libertador”.


4 comentarios

  1.   Blog literatura dijo

    Me encantó esta reseña. Voy a ponerle un link en mi próximo “Lo mejor de la quincena”. Saludos!

  2.   José Castellano dijo

    Lei el libro hace algunos años y lo he buscado para comprarlo y no lo encuentro, desde luego es una obra que dignifica la figura de la libertadora del libertador.

  3.   Feipe Ek-Kaleins dijo

    Me da mucha tristeza que en el comentario al libro en no se refiera ni la miníma palabra lo que fueron realmente los acompañantes de Bolivar en su gesta, porque todos lo tracionaron, especialmente Santander que era un hombre muy ambicioso y ladino. Me gusta que lo haya dicho Von Hagen porque ni siquiera es colombiano o venezolano, siquiera latinoamericano para que no lo tilden de subersivo o comunista o parcializado cuando menos. La realidad que menciona el libro es que la mayoria tracionaron no solo a Bolivar sino a Latiinoamerica; el único que permaneció fiel hasta el final fue el ecuatoriano. Me da tristeza digo porque en esto insiste Von Hagen especialmente en la actitud de Santander cuando volvió del destierro porque murió Bolivar. Lo primero que hizo, según Von Hagen, y le creo porque sustenta sus afirmaciones con una abrumadora bibliografía, desterrar a Manuelita porque le tenía horror y como la sociedad ignorante no la entendió, murió en Paita en la soledad, incoprendida y acusada por todos incluido muhos del clero católico qe todavía la condena. El que escribe es un cristiano católico militante. Se que Santader hizo al final como le dijeron hiciera los cónsules gringo británico, porque eerna enemigos de la uidadlatinoamericana. Léase el poema Oda a Roosvelt de Ruén Dario; también era un soñador. La gente latinoamerica quiere pensar y hablar en inglés; ya no hay dignidad. Dónde están lo cachorros sueltos del León español? Se volvieon mansos gatitos.

  4.   Diego Hugo Andrade dijo

    la mejor novela sobre el final de Bolívar se acaba de publicar en latam: “Todo llevará su nombre”, del escritor español Fermín Goñi, que ha hizo una magnífica novela sobre el general Francisco de Miranda. hay que seguir a este autor…

Escribe un comentario