La verdad sobre Ramón del Valle-Inclán

valle-inclan

Ramón del Valle-Inclán, dramaturgo, poeta y novelista español no es el autor que muchos creían, las cosas que se contaban de él no eran del todo ciertas. Su vida estaba cubierta de leyendas y malentendidos, exageraciones y fábulas que él mismo alimentaba y poco a poco se hacía más grande. Años después de su muerte, Joaquín del Valle-Inclán, nieto del famoso autor, publicó una biografía denominada “Ramón del Valle-Inclán. Genial, antiguo y modero” en el cual aclara la verdad que se escondía sobre su abuelo ya muerto hace 80 años.

Ramón del Valle-Inclán. Genial, antiguo y modero” es un libro de 272 páginas que confirman y desmienten afirmaciones que se han producido a lo largo del tiempo, así como cuenta con notas y referencias. El nieto de Valle-Inclán ha trabajado duro investigando y preguntando a los que conocieron a su abuelo y a continuación os expongo lo que se puede deducir de Ramón del Valle-Inclán en este libro.

Ramón del Valle-Inclán no era pobre, no pasó tantas penurias. De hecho, cuando regresó a Madrid en 1895, lo hizo como funcionario con un sueldo de 2000 pesetas al año, un sueldo alto para aquella época. Se mantuvo así hasta que perdió su brazo en el 99, momento en el cual realiza colaboraciones con la prensa. Su nivel se encontraba por encima de la media de los madrileños, lo que claramente indica que pobre no era el autor.

Aunque en sus obras pudiera dar una imagen de ser de izquierdas, Ramón del Valle-Inclán se declaró carlista desde muy joven.

“Le gustaba poco la idea del parlamento y el voto democrático. Venía de la etapa de la restauración y sabía que había cosas amañadas. Tenía gran desconfianza en el sistema parlamentario. Su ideal era la de una especie de tirano culto y amable.”

Libro sobre Ramón del Valle-Inclán

Ramón del Valle-Inclán era un hombre muy religioso, aunque era un católico poco ortodoxo. En la primera Guerra Mundial apoyó a Reino Unido y Francia siendo una de las razones que pensaba que los alemanes acabarían con el catolicismo.

“Para mi abuelo el Tiempo es el demonio y la quietud la divinidad. Lo inmóvil es la perfección. La idea de que el tiempo no pasa. Luce de bohemia está mal interpretada por algunos porque es una obra que trata de muerte y religión.”

El autor le confesó a un periodista en A Coruña que comenzó a tomar drogas en 1908. Según el autor, tomaba cáñamo índico debido a su dolencia de los papilomas en la vejiga. Aunque esto no se vería tan extraño si se recuerda que las drogas eran muy frecuente en la prensa madrileña de aquella época.

Ramón del Valle-Inclán no era bohemio.

“Mi abuelo durante sus primeros años en Madrid bebía, pero no fue un hábito continuado. Hay opiniones suyas en las que dice que le da asco la bohemia. Ese espíritu ha sido exagerado.”

Por último, parece ser que el autor era un hombre muy reservado respecto a su vida privada. No existen cartas, ni memorias, ni diarios en los que se encuentren plasmados sus sentimientos. Es por ello que es tan difícil de entender el pensamiento del autor, no dejó rastro de él.

Tras 150 años de la muerte, ya podemos decir que conocemos algo sobre Ramón del Valle-Inclán, hemos conseguido eliminar una gran cantidad de mitos y leyendas y reemplazarlos por una fuente fiable que intenta que conozcamos mejor a uno de los autores claves de la literatura española del siglo XX.


3 comentarios

  1. Con estos puntos, da ganas de leerlo. Conocer más. Y por supuesto, también conocer la biografía escrita por su nieto.

  2.   Pedro Gabynna dijo

    Que locura. O torpeza: ¿Como podría tener 150 años de muerto y haber estado en Madrid en 1895 y conceder una entrevista en 1908? por lo demás, uno de mis favoritos.

    1.    Lidia Aguilera dijo

      Ups, para hacer la cuente cogí su año de nacimiento en lugar de muerte y por eso han salido tantos años. ¡Gracias por el aviso!

Escribe un comentario